La plantilla de ayuda a domicilio no descarta nuevas manifestaciones

  • El colectivo subraya que "hemos tenido bastante paciencia" y pide negociar el convenio

Representantes de la plantilla de ayuda a domicilio, ayer, en Bienestar Social. Representantes de la plantilla de ayuda a domicilio, ayer, en Bienestar Social.

Representantes de la plantilla de ayuda a domicilio, ayer, en Bienestar Social. / pascual

El servicio de ayuda a domicilio vuelve a estar en conflicto. El comité de empresa acudió ayer a la delegación de Bienestar Social para solicitar hablar con algún responsable del gobierno y conocer "por qué no estamos negociando nuestro convenio". Esther Hidalgo, representante del colectivo, denunció ayer que "la negociación parece que es la historia interminable. Estamos desde el 1 de enero -cuando el Ayuntamiento asumió el servicio- trabajando dos horas y media más a la semana sin que haya mejoras salariales". "Nos prometieron que en la negociación del convenio veríamos cómo iban a revertir parte del ahorro, tanto para las trabajadoras como para el servicio en sí. Y nada. El Ayuntamiento ha traído a unos gestores de una empresa externa a sentarse con nosotras sin que puedan tomar decisiones, por lo que dime tú que podemos negociar... Esto nos suena a pitorreo y con esa actitud, poco camino vamos a recorrer en la negociación del convenio", aseguró Hidalgo.

La plantilla dijo que "hemos tenido ya bastante paciencia", y aunque no han vuelto a tener retrasos en el cobro de las nóminas -motivo por el que durante años han tenido que manifestarse- el colectivo augura que "si no queda más remedio, empezaremos con nuevas protestas en la calle".

"Íbamos a tener una reunión con el gerente y el viernes pasado por la tarde nos la cancelaron. Ahora hemos solicitado un encuentro con la alcaldesa, como máxima represente del Ayuntamiento y presidenta de Comujesa -empresa municipal que asumió el servicio-. Mamen Sánchez se comprometió a dignificar el servicio y por ahora no lo está cumpliendo".

El concejal de IU, Raúl Ruiz-Berdejo, se sumó días atrás a la reivindicación de la plantilla lamentando que "el gobierno local se ha creído que la municipalización consistía únicamente en cambiar el modelo de gestión y que ellos se echaran la foto. Ahora toca intervenir para mejorar el servicio, desde lo público, y dignificar las condiciones de trabajo de la plantilla. A ello se comprometieron cuando hablamos de los presupuestos y vamos a exigirles que cumplan con lo acordado".

Ayer las trabajadoras se encontraron con la delegada de Acción Social, Carmen Collado, en la delegación que preside. Según trasladaron después desde el Ayuntamiento, la concejal atendió al colectivo informándole que ella no tiene competencias en la negociación y que acudieran a Comujesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios