Ehud Barak transmite a Netanyahu su intención de pasar a la oposición

  • Livni también se mantuvo firme en su intención de pasar a integrar la oposición parlamentaria con el proceso de paz con los palestinos como principal punto de fricción entre ambos líderes

El líder del laborismo israelí, Ehud Barak, transmitió al máximo responsable del derechista Likud, Benjamín Netanyahu, encargado de formar Gobierno en Israel, su intención de pasar a la oposición. 

"Manifesté a Netanyahu que seremos una oposición seria, responsable y constructiva", declaró Barak, al término de la entrevista que ambos mantuvieron en un hotel de Jerusalén, destinada a sondear la posibilidad de que el Partido Laborista se sumara a un Gobierno de unidad encabezado por el líder del Likud. 

En declaraciones que recogió la radio pública israelí, Barak dijo que volverá a reunirse con Netanyahu en el marco de los contactos para formar Gobierno, aunque reiteró: "la decisión del electorado es que nos vayamos a la oposición y la respetamos". 

Por su parte, Netanyahu manifestó a los medios que, "a la luz de los retos que afronta Israel", continuará realizando "todos los esfuerzos posibles para formar un Gobierno de unidad nacional" y para ello volverá a reunirse con Barak y con la jefa del centrista Kadima, Tzipi Livni, con la que se entrevistó anoche. 

Livni también se mantuvo firme en su intención de pasar a integrar la oposición parlamentaria con el proceso de paz con los palestinos como principal punto de fricción entre ambos líderes. 

El partido de Livni ganó las elecciones celebradas en Israel el pasado día 10, con 28 diputados, pero el Likud disfruta de más apoyos en el arco político, pese a obtener un escaño menos que el Kadima. 

La mayor parte de los miembros del Kadima exhortan a Livni a pasar a la oposición y no renunciar sus principios programáticos de continuar el proceso de paz con los palestinos a cambio de ocupar una cartera ministerial. 

"Continuaré intentando formar un Gobierno de unidad nacional para afrontar las amenazas a las que se enfrenta Israel. Este es el deseo del pueblo", dijo Netanyahu al término de la reunión de anoche. 

Netanyahu pretende armar una coalición con Kadima y el partido Laborista que le garantice una estabilidad política de la que no goza actualmente con el apoyo de partidos ultra-derechistas y sectarios, que podrían condicionar su respaldo si sus demandas no son atendidas. 

La mayoría de 65 los diputados del "bloque de derecha" -de los 120 que integran el Parlamento israelí- pertenecen a formaciones de extrema derecha, reacias a cualquier concesión con los palestinos, una política que podría chocar con la intención del Gobierno de EEUU de impulsar con celeridad la creación de un estado palestino. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios