El ministro de Defensa afgano dimite tras la matanza en la base militar

El presidente afgano, Ashraf Gani, realizó ayer un profundo cambio en el Ejército en coincidencia con la visita del secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, apenas tres días después de un grave ataque a una base militar en el que murieron más de un centenar de soldados a manos de los talibanes.

El secretario de Defensa de Donald Trump llegó ayer por sorpresa a Kabul, apenas diez días después de que lo hiciera su asesor de Seguridad Nacional, el teniente general H.R. McMaster, y con el país aún conmocionado por el ataque de los talibanes.

El ministro afgano de Defensa, Abdullah Habibi, y el jefe del Ejército afgano, Qadam Shah Shahim, se convirtieron ayer en las dos últimas bajas de ese asalto, que ha llevado al presidente afgano a cambiar, además, a los comandantes de cuatro de los siete regimientos del país.

Tras dar a conocer su renuncia, Habibi indicó en una conferencia de prensa que "para la solución de los problemas y por el bien de los intereses nacionales" era necesario hacer cambios en el aparato de Defensa del país. "Es mi responsabilidad sacrificar mis intereses personales en beneficio del interés nacional", indicó.

Los talibanes lanzaron el viernes un ataque contra la base de Mazar-e-Sharif (norte) cuando los soldados salían de la mezquita tras las oraciones, un asalto que se extendió por espacio de seis horas.

Los insurgentes iban vestidos con uniformes militares y lograron infiltrarse dentro del cuartel en varios vehículos del Ejército hasta ser descubiertos. El ataque causó la muerte de 138 soldados, mientras que 64 resultaron heridos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios