El presidente de Paraguay lamenta la muerte del joven opositor y dice que no quedará impune

El presidente paraguayo, Horacio Cartes, lamentó ayer "profundamente" la muerte de un joven a manos de la Policía durante los incidentes en Asunción contra la reelección presidencial, en los que grupos de manifestantes incendiaron el Congreso en diversos enfrentamientos con las fuerzas del orden. "Lamento profundamente los eventos ocurridos. Cualquier acto que lleve la pérdida de un joven es injustificable y una gran calamidad. Ofrezco mis más sinceras condolencias a la familia de Rodrigo Quintana y le aseguro que estos actos no quedarán impunes", dijo. "Todos los responsables de este horrendo episodio enfrentarán la Justicia y pagarán por sus acciones", señaló el mandatario.

Cartes destituyó el sábado al ministro del Interior, Tadeo Rojas, y al jefe de la Policía Nacional, Críspulo Sotelo, en su primer cambio de Gobierno tras los violentos incidentes.

El nuevo ministro (interino) del Interior, Lorenzo Lezcano, ordenó ayer "una exhaustiva investigación interna" para esclarecer la muerte de un joven opositor por disparos de la Policía. Asimismo, indicó que la Policía Nacional debe proceder en estos casos "con el uso proporcional y racional de la fuerza, evitando totalmente excesos".

Por su parte, el Papa instó ayer a evitar "toda violencia" en Venezuela y Paraguay al tiempo que reclamó "soluciones políticas" en estos países. "Sigo con mucha atención lo que está sucediendo en Venezuela y Paraguay. Quiero tanto a estos pueblos. Invito a todos a perseverar, sin cansarse, evitando todo tipo de violencia, buscando soluciones políticas", señaló Francisco. El Papa recibió en audiencia el 20 de enero al presidente de Paraguay, Horacio Cartes, con quien trató de "la situación política y social regional, con especial referencia al desarrollo de las instituciones democráticas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios