Alcalá descubre la figura y obra de su desconocido artista Romero D. Fran

  • Mañana se inaugura en el Centro Cultural Santo Domingo la primera exposición del pintor en la localidad que le vio nacer hace 83 años · El artista y su familia pretenden crear una fundación

Comentarios 1

Francisco Díaz Romero nació en Alcalá de los Gazules en 1927, el mismo año en que emergió toda una generación literaria y artística en España. Él, entonces, sólo nació, que no es poco en aquella época de escasos avances médicos. Francisco vivió y estudió en Alcalá como un niño más. Allí conoció la república y la guerra, años todavía más difíciles. Y allí fue dibujando su futuro: cuentan que en los márgenes de sus cuadernos escolares pintaba cosas que no tenían que ver con los deberes, y que ya de pequeño realizaba alguna copia de cuadros clásicos. Su obra, absolutamente desconocida para muchos, podrá ser descubierta desde mañana en su Alcalá natal, donde expondrá por primera vez a la edad de 83 años.

Porque Francisco Díaz Romero, efectivamente, tardó en crear. De formación autodidacta, hasta la década de los 50 puso su empeño en formarse como mecánico de aviones y barcos, profesión de la que vivió, y en formar una familia. A partir de ahí, desde que se instaló en Brasil por motivos profesionales, su producción artística se afianzó y empezó a crecer: pintura, escultura y escultopintura, una técnica propia que él acuñó y que fusiona ambas formas artísticas. Francisco, también, jugó con sus nombres y apellidos para mutarlos y elegir su denominación artística: Romero F. Fran.

Todas sus etapas artísticas encuentran cobijo en la exposición antológica que mañana, a las nueve de la noche, se inaugura en el Centro Cultural Santo Domingo, y que contará con la presencia del propio autor. Uno de sus hijos, José Antonio Díaz, atendió ayer telefónicamente a este periódico mientras se montaba la exposición, y explicaba el significado de la muestra: "Mi padre es un artista desconocido, que abandonó Alcalá con 16 años, cuando marchó a Sevilla a cumplir con el servicio militar y a formarse en su futura profesión, pero que nunca ha olvidado sus raíces, que ha venido con frecuencia a Alcalá para ver a sus amigos, a sus familiares, para visitar la tumba de sus padres, en cuya lápida hay una pequeña en bronce realizada por él mismo. Ahora sus paisanos pueden descubrirlo como artista".

Pero no sólo sus paisanos, porque Romero D. Fran sólo ha expuesto una vez en solitario, en Málaga, y un par de veces en colectivas organizadas en Madrid, la ciudad en la que reside desde que regresó de Brasil en 1964.

La muestra incluirá dibujos, collages, esculturas, óleos, un buen puñado de cuadernos con bocetos y proyectos y las originales escultopintura: "Mi padre -relata José Antonio Díaz-, además de dedicarse a la pintura, siempre se ha sentido atraído por la madera, ha trabajado con ella, ha ensamblado piezas, ha creado objetos tridimensionales, y hay un momento de su etapa artística en que fusiona la pintura y la escultura, trabaja la madera con algo de policromía, recorta la figura y le crea un fondo plano de color donde la sitúa como si fuera un altorrelieve".

Romero D. Fran ha continuado pintando, sobre todo collages, hasta hace unos dos años, según cuenta su hijo. Por eso su empeño, y el de su familia, se centra ahora en dar a conocer su obra y, sobre todo, en crear en Alcalá un centro, la Fundación Laskut, un proyecto que pretende recabar el apoyo de las instituciones públicas y que serviría para que su obra y su figura perdurara y para que otros artistas encuentren la manera de seguir creando. La fundación, y por tanto su museo, quiere convertirse en definitiva en un referente cultural de la provincia de Cádiz. El primer paso del proyecto será, precisamente, la exposición que mañana abre en Alcalá.

Su figura tendrá también protagonismo en la próxima edición de la Muestra Cinematográfica del Atlántico Alcances, donde será proyectado el documental Romero D. Fran, un pintor de Alcalá, dirigido por Oliva Acosta y que podrá verse, el martes 14 de septiembre, en el ciclo Cádiz Produce. El documental, de 15 minutos de duración, ha sido realizado este mismo año y cuenta la historia del pintor, sus raíces alcalaínas y la preparación de la exposición de que se inaugura mañana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios