Cerca, muy cerquita del mar

  • La pintora jerezana Bibiana González-Gordon trae desde hoy hasta la sala de arte Tío Pepe de González Byass las brisas más frescas de la provincia.

La brisa del mar inunda las instalaciones de González Byass. Aromas de Doñana, del Guadalquivir, Tarifa, Conil, Bolonia..., han sido inmortalizados, pillados para siempre, por la pintora jerezana Bibiana González-Gordon, que hoy inaugura una muestra de estas obras, a las ocho de la tarde, en la sala de arte Tío Pepe. Cerca del mar, así se llama la exposición, surge de un trabajo continuado con el óleo, tras la aventura con la acuarela de la autora. "Me di cuenta, después de dos años sin parar de pintar, que ya tenía bastantes obras y decidí exponerlas. Además, creo que en pintura, como en casi todo, se va cambiando la manera de hacer las cosas. Una muestra es una forma de hacer un parón para, quizás, avanzar desde ahora de forma diferente", cuenta Bibiana.

No es la primera exposición de la jerezana, que ya mostró su trabajo con las acuarelas que acompañan el libro Una vida en Doñana, de Begoña García González-Gordon. Sí, es la primera exposición de óleos, "la más seria". Unos 60 cuadros que transportan al espectador a numerosos puntos de la provincia de Cádiz, "por los lugares por los que me suelo mover. A veces son fotografías, apuntes que tomo allí mismo y luego los trabajo en casa o en el estudio. También me han ayudado bastante las clases con los artistas Fermín García Villaescusa y María Luisa Pemán". "Mi sueño -añade- es ir avanzando en la forma de pintar, ir cambiando mi visión, a través de personas que vas conociendo mi obra, que opinan... Creo que una exposición también sirve para eso, para recoger opiniones, porque todas las opiniones son importantes, ya que de todo el mundo se aprende, aunque no sea entendido".

Bibiana reconoce que no busca provocar demasiadas impresiones en el espectador, "sólo que le guste lo que hago. Lo que a mí me agrada ver lo traslado al lienzo y si la pincelada no me gusta, la cambio".

Escritora también, Bibiana asegura que no puede desarrollar las dos tareas a la vez, "sólo me puedo concentrar o en escribir o en pintar. Ambas cosas me aportan muchísimo". Y aunque la pintura llegó tardía, la vocación siempre ha estado ahí, y tras mucho trabajo "creo que algo he conseguido y estoy satisfecha de muchas de mis obras. No pretendo grandes cosas, sólo que guste y que apetezca tener estos cuadros colgados en casa". 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios