"Jerez no ha cuidado su patrimonio sonoro"

  • El periodista Andrés Luis Cañadas desgrana en un libro la historia de la radio en la ciudad, con más de mil referencias nominales.

Andresito ya desde niño era muy dado al periodismo, a contar las cosas, sin pensar nunca que llegaría a desembarcar en la profesión. Y el camino le llevó, tan lejos... A dirigir las emisoras de radio Popular de Vigo, de Jerez, de Cádiz, COPE Sevilla, Popular Televisión Sevilla, ocupó la dirección regional en Andalucía de la Cadena de Ondas Populares y la dirección general de COPE. Y el camino se fue haciendo de años, de muchos otros cargos y premios, de viajes, de cuatro hijos y siete nietos y de un proyecto: escribir la 'Historia sonora de Jerez (Las Emisoras de Radio jerezanas. 1900-2015)', de Ediciones KBA, que ha tardado dos décadas en hacerse realidad.

Andrés Luis Cañadas Machado presentó ayer en los Claustros la obra, que está prologada por Carlos Herrera. Un trabajo en el que "intento dejar para el futuro la historia de la radio en Jerez desde 1900 hasta 2015 escrita para que haya una base documental". Un viaje que arranca en 1900, "porque Jerez siempre se interesó por los avances, y en el momento en que se plantea la radio, pues aquí se toma interés". Prueba de ello es que el Ateneo de Jerez constituye una sección de radiotelefonía con una junta con apellidos notables de la ciudad. Gente que compra un gran aparato de radio de la época y al que se pegaban de madrugada, a las 3, para oír las emisiones internacionales, en la hora en que menos interferencias había. "Y de Jerez -añade- es Antonio Castilla, pionero de la radio en España, un radiotelegrafista que viaja a EEUU y colabora con Lee de Forest, cuyas válvulas introdujo en Europa. Y hablo de los dos grandes coleccionistas de receptores de radio antiguos que tenemos aquí: la familia de José Luis Barrones y Guillermo Granado". Una ciudad en la que llega a haber hasta cuatro fábricas artesanales de aparatos de radio. También habla Cañadas de la visita de Marconi y señora a Cádiz y Jerez, que fueron recibidos por los marqueses de Torresoto y un plato de berza.

Y de la etapa prehistórica se pasa a 1934, año en que se pone en marcha Radio Jerez, que estará 'sola' hasta 1968, que entra radio Popular (COPE), "por lo que se llega a una competencia notable, lo que hace que el nivel de la radio en Jerez sea importante, comparado con el resto de España". Surge después Radio Arenal (Onda Cero) y la emisora municipal, por lo que se produce un contencioso entre la radio privada y la pública, "no porque la primera pretendiera perpetuar los privilegios, sino porque se quería evitar una competencia desleal, ya que surge en un momento de vacío legal". Para Cañadas, "la radio privada en España siempre ha entendido que debe convivir con la pública porque así nace la radio en España, como pública y privada".

Un libro elaborado a lo largo de 20 años con una amplia documentación de acá y de allá, con numerosas fuentes fotográficas y un índice de más de mil referencias nominales de profesionales de la radio. "He tratado de no personalizar el libro, pero hay acontecimientos que yo he vivido en primera persona, así que inevitablemente he tenido que aparecer", apunta. Y ahora, jubilado, ¿cómo ve la radio desde fuera? "Creo que la radio local ha perdido notablemente, se ha desconectado de lo más cercano. Tiene horarios muy limitados. La radio del futuro no se parece a la que hemos vivido hasta ahora. Es la evolución de los tiempos y es inevitable, algo que no es malo. Hay que adaptarse. La radio nunca perecerá". ¿Qué es la radio para Andrés Luis Cañadas? "Mi vida, y lo sigue siendo. Un periodista no deja de serlo hasta que se muere y por eso me he enfrascado en esto. Quería dejarlo hecho para el futuro".

Y en tanto tiempo, Cañadas se ha visto en tantas que ha tenido que contar muchas cosas, y muchas malas. Recuerda el accidente del ferrobús con el exprés en El Cuervo, el 21 de julio de 1972, con 78 muertos, "y conseguimos que se colapsara el hospital con gente que quería donar sangre y que los ciudadanos se acercaran con sus vehículos a la localidad para colaborar", cuenta.

Cañadas recuerda que Jerez "tiene mucha más historia sonora de la que creemos, que lamentablemente ni la han cuidado las empresas, ni los profesionales. Hemos perdido mucho patrimonio sonoro". Y ya que estamos, habla del periodismo en general, "que está en un momento crítico porque se debate la cuenta de resultados con los derechos que tiene el trabajador. Siempre se rompe en beneficio de la parte más poderosa. Y esto se debe cambiar porque no se puede cargar sobre las espaldas del profesional un trabajo acelerado, que no permite que reflexione. El periodista está tan presionado para estar en siete sitios a la vez que su trabajo se ve afectado negativamente".

Hay que destacar que los beneficios del libro serán destinados al cumplimiento de los fines sociales de la Asociación 'Obispo don Rafael Bellido. 'Historia sonora de Jerez', un profundo análisis de una ciudad adelantada a su tiempo, un legado para los radioyentes, que somos todos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios