"En Jerez, si no tienes enchufe es muy difícil exponer tus obras"

  • El pintor jerezano David Brenes, tras concluir una reciente exposición, ya está preparando una en Marbella, donde espera conseguir "un poco más de caché"

Comentarios 5

Ser pintor en esta ciudad no es tarea fácil. Muchas son las dificultades que se interponen en el camino de los jerezanos dedicados a este arte antes de poder exponer sus obras en alguna sala. Buena muestra de ello puede dar el jerezano David Brenes, pintor "desde que era chiquitito" y cuya obra, a pesar de contar con numerosos reconocimientos, sigue sin ser muy conocida.

Recientemente ha clausurado una exposición de pintura naïf que tenía expuesta en la cafetería 'La rosa de oro', muestra que ha ido "bastante bien, pues ha tenido muy buena aceptación y ha recibido críticas positivas, e incluso he vendido varios cuadros, por lo tanto, mejor de lo que esperaba". Aunque ésta puede considerarse una excepción, pues David asegura que "si no tienes enchufe es muy difícil exponer en las mejores salas". El pintor jerezano afirma que lleva varios años presentando proyectos al Consistorio, aunque "pocos de ellos han sido tenidos en cuenta". "En la Delegación de Cultura he entregado tres books con trabajos míos, he conocido a tres delegados de Cultura y ya me han perdido tres books, pero apenas he tenido oportunidad de exponer mis cuadros".

En estos momentos, David está preparando una exposición en Marbella que verá la luz "quizá en el plazo de un año", tras la que espera obtener "un poco más de caché para poder aspirar a exponer en Jerez".

David Brenes, para quien no lo conozca, atesora un currículum artístico bastante extenso a pesar de su juventud. Ganador en varias ediciones del certamen Expresión Joven organizado por el Ayuntamiento de Jerez, este jerezano ha expuesto en diversas cafeterías y salas de arte de Jerez, El Puerto y Puerto Real, y también en la 'Art Print Gallery' de Nueva York, "algo que no puede decir todo el mundo", en palabras del propio David.

También ha participado en varias exposiciones colectivas, como la denominada 'Acuña' en el año 2000 o la exposición colectiva 'Galarina'. Atesora el premio nacional de cómic Mutantes Paseantes (San Roque 2003) y el 'X Concurso de cómic ciudad de Dos Hermanas', en 2004.

Aunque en la actualidad esté dedicado a la pintura naïf, "porque es lo que más me solicitan", este jerezano también cultiva "la pintura clásica, los retratos y la cartelería", pues es autor de varios carteles de Semana Santa, territorio que asegura que tienen monopolizado "dos o tres autores", pues afirma que él mismo ha tenido que costear "el que he sacado este año, es decir, yo mismo me he tenido que patrocinar".

David asegura llevar "más de tres años queriendo exponer en Jerez, pero ya no en cafeterías, sino en galerías de arte", aunque a día de hoy sigue sin conseguirlo. Para este pintor jerezano, "el mundo del arte es un poco surrealista", ya que en su opinión, "se me debería tener más en cuenta en vista de mi trayectoria, aunque aún sigo esperando mi oportunidad".

Un ejemplo de este "surrealismo" lo pudo vivir David en sus propias carnes cuando presentó dos cuadros a un certamen de Jerez, obras que según el jurado, "no valían nada", pero con las que poco más tarde "gané un certamen internacional celebrado en Madrid". Ante lo que sentencia que "esto del arte es muy relativo, pues en ocasiones se mira más el autógrafo que la pintura, y al revés, si eres muy bueno pintando pero no te conocen, no tienes nada que hacer". De hecho, asegura que una experta en arte de Jerez ya le espetó tras mostrarle sus obras: "Vete a Barcelona o Madrid y cuando te conozcan, ven a verme".

Hace ya más de diez años creó junto a otros tres compañeros de la Escuela de Arte la asociación juvenil artística 'Galarina', con el objetivo de fomentar "todas las ramas artísticas, desde la escultura hasta la fotografía, la pintura, el teatro y la música", describe David. A través de esta asociación "hicimos un proyecto por el que proponíamos la creación de un zoco donde hubiera un taller de escultura, de pintura... donde trabajaría cada artista", idea que fue rechazada.

Su padre, Jesús, aficionado a la pintura, también sabe lo que es que le den con la puerta en las narices, pues es "fanático de Velázquez" y ha pintado "muchos de sus cuadros a tamaño natural, aunque al parecer aquí en Jerez no hay un lugar adecuado para exponerlos... o eso le han contestado tras dos años de espera", espeta irónico el pintor jerezano. "Lo que falta son ganas, no espacio", sentencia.

Aunque después de todos estos contratiempos, David sigue sin perder la esperanza y asegura que "a los que nos gusta la pintura, por muchos palos que nos den, vamos a seguir trabajando en ella".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios