La otra mirada

Jondo. El flamenco a través de la cámara de Adrián Morillo

Negro, penumbra, oscuridad y de repente un destello de luz, un halo, un contorno. Contraste, luces duras, grano y negros infinitos, abismales… 'jondos'.

Puede que no haya mayor acierto en la técnica para tratar fotográficamente el tema, aunque éste posea múltiples aristas. Y precisamente la elegida sea ésta, la arista de las raíces, los orígenes, el sufrimiento. El lamento arrastrado por un pueblo que sigue flotando en la noche, que pervive en la oscuridad de los tiempos, en la complicidad de las sombras, de las miradas inquietantes, de los planos furtivos, casi cinematográficos o escénicos. Complicidad con la luz que marca siluetas y rasgos, que destaca elementos, que categoriza el instante. Complicidad con las sombras profundas que enmarcan angustias, ocultan pasiones, ahogan soledades.

Todo eso y mucho más puede que encierre el flamenco, el cante jondo. El cante de un pueblo, el gitano, que en Andalucía echó las raíces del arte para anclar su nomadismo, y expresar con él sus siglos de sufrimiento e incomprensión, de persecución.

Un trabajo documental que pretende expresar las raíces de un pueblo, de una sociedad, de unos individuos que han encontrado en el arte, en la música, el mejor vehículo para definir su adn social. Para definir su peculiar manera de sentir, expresar... de vivir.

Una manera que, en estas latitudes del sur de Europa, ha aportado elementos esenciales a ese crisol en el que se produce la singular composición química de nuestra identidad, mezcla de distintas culturas y sensibilidades, con el individuo y los sentimientos como elementos protagonistas.

Son en estas aristas del flamenco en las que el autor utiliza su cámara como pasaporte que le de acceso a atravesar fronteras, como herramienta para escudriñar, como escobilla que desempolva vestigios arqueológicos... para llegar a la esencia de este arte, de este pueblo... a su propia esencia.

Jondo del prometedor fotógrafo Adrián Morillo (no olviden el nombre) pueden contemplarla en el Campus de la Asunción de la UCA hasta el próximo 6 de marzo. Le recomiendo que vaya y juzgue por usted mismo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios