Isamay Benavente. directora del teatro villamarta y del festival de jerez

"El Villamarta es un faro que esta ciudad no se puede permitir perder"

  • La responsable del coliseo jerezano respira tras dos años intensos con la casi desaparición del Teatro, para el que dice que sigue buscando "cómplices". Aquí, un adelanto de lo que vendrá.

Isamay Benavente posa en una terraza del Teatro Villamarta momentos antes de la entrevista días atrás. Isamay Benavente posa en una terraza del Teatro Villamarta momentos antes de la entrevista días atrás.

Isamay Benavente posa en una terraza del Teatro Villamarta momentos antes de la entrevista días atrás. / fotos: MIGUEL ÁNGEL GONZÁLEZ

Comentarios 3

-Desde que llegó al cargo, hace nueve años, se ha tenido que enfrentar a la crisis y a la casi desaparición del Teatro. Podría decirse que nada peor puede pasar ya.

-No diría que peor imposible, pero desde luego pienso que esta última crisis está prácticamente superada. Queda ya la cesión definitiva de la antigua Fundación Teatro Villamarta al Ayuntamiento, dar el último paso, pero sí que han sido dos años realmente muy duros que no esperábamos. Haber mantenido el nivel del coliseo y de la programación durante la crisis fue un esfuerzo enorme para el Ayuntamiento y para el propio Teatro y no contábamos con que íbamos a sufrir otra crisis después que casi acaba con nosotros. Aprovecho para agradecer al equipo de Gobierno su voluntad decidida por buscar una solución, porque el problema era buscarle una solución que nos permitiera continuar. Nos hemos sentido muy arropados. Pero bueno, yo vuelvo tras este verano pensando que la crisis está ya superada.

-¿En qué situación se encuentra ahora mismo la Fundación?

-El proceso está finalizado y lo que queda es un último trámite de visado judicial que espero que sea antes de diciembre y que en enero estemos en la nueva Fundación (Fundarte), con una estructura jurídica segura que nos permita continuar con el proyecto. El proceso ha sido muy novedoso y creo que hemos sido conejillo de indias a ese respecto. Ni la propia Administración tanto Central como Autonómica tenían claro los pasos que teníamos que dar. Al final, con el proceso concluido, nos han pedido un paso más y no estaba muy claro que tuviéramos que estar en ese trámite. Pero bueno, como el propio interventor del Ayuntamiento dice, el proceso tiene que tener todas las garantías para que se haga perfectamente y con toda transparencia.

-Usted siempre se ha referido al Villamarta como un "proyecto sólido". ¿Lo sigue siendo, a pesar de todo?

-Sí, el proyecto cultural es sólido y todos los grupos políticos lo han entendido así, que el Teatro es algo que esta ciudad no se puede permitir perder. Es una ventana abierta en la ciudad de todo lo que se está haciendo en el mundo y también una ventana para recibir a tanta gente para que vea lo que hacemos aquí. No podemos perder este faro. Es algo muy propio de Jerez.

-¿Cómo se ha portado el público?

-La reacción del público, tanto el que viene como el que no, ha sido muy buena y te encuentras a gente por la calle que te dice: "menos mal que ya está resuelto lo del Teatro". Es que hemos estado muy preocupados.

-El próximo 30 de septiembre se abre la nueva temporada del Villamarta.

-Sí, lo hacemos con un concierto por el XX aniversario del Coro del Villamarta. Que haya resistido a dos crisis una asociación sin ánimo de lucro y a un tiempo en el que hubo que suspender la lírica, pues es para sacar pecho. Yo creo que un coro debería estar en muchos sitios porque un coro te enseña valores de democracia, de cantar en compañía. Cuando uno sale de un concierto del Coro se va pensando que las cosas en conjunto son posibles, sobre todo, ahora que estamos viviendo un tiempo de tanta falta de entendimiento en el país.

-¿Por qué se ha guiado este año para hacer la programación?

-Este año, y teniendo en cuenta que estamos en un plan de viabilidad, una de las motivaciones ha sido buscar cómplices, socios. Por poner un ejemplo, con la ópera 'Fausto', que viene a finales de enero y en cuyo papel debuta el jerezano Ismael Jordi, pues es una producción de Amigos Canarios de la Ópera en un intercambio donde nosotros este año le llevamos nuestra 'Lucia de Lammermoor'; o la Junta, que nos va a aportar el concierto de la 'Accademia del Piacere' y Ghalia en noviembre y 'La Cenicienta' en febrero... En fin, he buscado cómplices, gente que se enamore de este proyecto, porque nos hace falta ayuda. Y también estoy muy feliz porque antes de verano firmamos un patrocinio con Cajasol que nos da un respiro de 100.000 euros al año y una programación propia que va a ir adquiriendo mucha importancia. Y respecto a la lírica, me guié por contar las cosas en torno al relato y a la maravilla de tener dos cantantes locales como son la soprano Maribel Ortega ('Norma', en noviembre), que tiene una voz dramática y sensible que no existe en España otra igual; e Ismael Jordi con 'Fausto', que va a ser un acontecimiento. No creo que ningún teatro pueda decir que los tres o cuatro títulos que hace líricos lo interpretan cantantes locales. Respecto al teatro, si ya el pasado año tuvimos propuestas maravillosas y un fuerte respaldo por parte del público, esta año no puedo decir menos. Viene Carmen Machi, que es un lujo verla en escena; Lola Herrera, que es teatro y vas con ella hasta el final de la obra; vienen los 'Ron Lalá', no se los pierdan, son superdivertidos, los que los ven repiten; La Zaranda, Albert Boadella, la Compañía Atalaya, que viene de triunfar en Nueva York... Tenemos perlitas en escena. Creo que el teatro está en un momento felicísimo y ha sabido reinventarse con la crisis.

-Usted es firme en que el público debe acostumbrarse a pagar por la cultura. ¿Hay que seguir convenciéndolo de ello?

-Es verdad que el precio es importante y creo que somos el teatro de la Comunidad que más barata está vendiendo la ópera, y es que menos de 65 euros por una butaca en la ópera donde intervienen 200 personas es imposible. Pero es verdad que somos muy sensibles con los grupos que hacemos, institutos, programas pedagógicos, es decir, que rentabilizamos mucho cada función. Y respecto al teatro, que tiene un precio medio de 22 euros, pues con el IVA es imposible darlo más barato. Nosotros incluso hemos hecho precios especiales para grupos de hasta 7 euros. Sí que creo que la cultura no se debe dar gratis y sigo pensando que tenemos que acostumbrarnos a invertir y a gastar en cultura igual que nos gastamos en ropa o en el cine. Y me llama mucho la atención que la gente sea menos exigente con el servicio en las salas de cine que en el teatro. Pero no nos podemos quejar del público de Jerez, que responde de una manera masiva a la oferta del Teatro.

-Y siempre habrá gente que nunca haya ido al Villamarta.

-Espero que cada vez sean menos. Todavía me sorprende cuando hay alguna oferta muy singular y arrastra a público muy distinto y nos pregunta dónde están los baños, cómo se entra aquí... Es público nuevo, que no ha venido nunca, pero cada vez es menos. Yo animo desde aquí a que no les asuste el Teatro, que hay oferta para todos y que van a descubrir lo bien que se lo pasan y lo asequible que es pasar dos horas de entretenimiento, de felicidad y emoción.

-Háblenos del próximo XXII Festival de Jerez. ¿Para cuándo su presentación?

-En un par de semanas o así. La programación está prácticamente cerrada y los cursos, que se pusieron a la venta el pasado día 5, ya están cubiertos a más del 60%, algo que es una alegría. Y esperamos que cuando se presente la programación pues haya otro tirón y lleguemos al 100%. El Festival es la perla de la Fundación y ahora cuenta con la ayuda de la Junta y del INAEM, la colaboración de González Byass, Cajasur y Cajasol.

-Hay rumores de que va a desaparecer el ciclo de Villavicencio del Festival.

-Sí, cierto. Todos los cantaores me demandaban por sus discos un espacio con otros requerimientos técnicos. Va a existir la misma cantidad de oferta cantaora pero los artistas seleccionados han optado por otros espacios habituales que ya presentaremos.

-¿Qué se espera del Festival este año y en próximas ediciones?

-Artísticamente, el Festival irá evolucionando. Afortunadamente en la ciudad está saliendo una oferta en paralelo que se está consolidando, que ofrece mucho cante, un flamenco nocturno más canalla, guitarra, cursos... Eso nos va a permitir abrir otras vías. Ya el XX Festival lo celebramos con 20 espacios singulares de la ciudad, eso dejó una huella que derivó en que el pasado año se pidiera la colaboración especial entre artistas, y este año me estoy planteando el tema de residencia artística, que espero que cuaje. Hay que abrir otras puertas y ayudar a artistas a producir, a que vengan y tengan encuentros con artistas locales... En eso estamos. Y el Festival debe ir por ahí, que es por donde está yendo la danza.

-¿Vienen cada vez más jerezanos al Festival?

-Cada vez más y el público ha abierto sus perspectivas de cara al flamenco gracias al Festival. Pero entiendo que el festival no está pensado para el público local porque es una oferta muy grande en muy poco tiempo y lógicamente, no todo el mundo puede venir a todo porque es un gran desembolso. Cada vez hay más público local y más público entendido.

-¿Qué pasó con aquel Encuentro de Coreografía y Danza del que se celebraron dos ediciones?

-Era un proyecto promovido por el área de Cultura de la anterior legislatura no por nosotros. Nosotros ya hacemos un esfuerzo muy grande en el Festival, y le dimos algo de cabida, pero con el cambio de Gobierno se quedó en el tintero.

-Cuando se solvente el tema de la Fundación, ¿se absorberán ciertos puestos municipales en torno al flamenco?

-No, nosotros no estamos para absorber sino para que nos ayuden. Lo que sí que está planteado, y me parece muy inteligente por parte del Ayuntamiento, es que ya que ha habido que hacer todo este movimiento para salvar el Teatro, al hacer la nueva Fundación se va a permitir que determinados proyectos, como el del flamenco municipal, se puedan canalizar a través del Teatro, pero eso no quiere decir que venga a trabajar gente del Ayuntamiento aquí, sino que vamos a coordinar el personal que lleve el flamenco en Cultura para poder desarrollar esos proyectos a través de la Fundación. Y lo que quizás sí haremos desde el equipo del Teatro es gestionar algunos proyectos como la Fiesta de la Bulería o el flamenco en general. Y me parece bien porque es muy complicado modernizar la Fiesta de la Bulería y venderla con antelación con la estructura que tiene el Ayuntamiento. Y me parece lógico que ya que somos un equipo especializado, pues que se nos utilice para otros eventos.

-¿Qué espera de este año?

-Que sea más relajado que los dos anteriores. Yo estoy muy ilusionada con el proyecto, en el que creo mucho porque es precioso y artístico. Tengo ganas de ver cómo lo vamos salvando y cómo vamos creando más lazos con la ciudad y con el resto. Ver cómo podemos hacerlo más grande.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios