Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

El chino del Betis es una china en el zapato

Si el Pacto con el Diablo levantaba inquietud, los rumores que propala Oliver son una pesadilla

Con el equipo prácticamente salvado, los rumores son menos nocivos. Por tanto, al Real Betis Balompié han de importarle ni un bledo las intoxicaciones interesadas, la inminencia de retomar el barco o las veleidades de ese Luis Oliver al que tanto gusta mear en lata. Porque hay que ver lo revoltoso que ha salido el navarro, lo de empresario me perdonará que lo obvie por razones que sobran por absolutamente archiconocidas.

Desde que se conoció el Pacto con el Diablo, ya en el saque de centro, manifesté que no las tenía todas conmigo. Si por una parte podía ser positiva la enemistad entre Oliver y Lopera, el hecho de ver cómo es el pedigrí del navarrico me movía a la desconfianza. Y esa desconfianza está consolidándose en cada paso que da el hombre, que a ver cómo se puede confiar en alguien que, tras decir que el Betis es un negociazo (sic), confiesa que recibió más dinero del que declara el pagador.

Luego están los movimientos de su cuadrilla en torno al mercado balompédico. Los rumores sobre operaciones iniciadas sin autorización son un motivo más para la inquietud, sobre todo cuando juegan a policía bueno y policía malo a fin de que lo que diga Oliver lo arregle luego Zulategui y viceversa. Decía antier en este mismo rincón que con la permanencia prácticamente atada, sólo prácticamente, los que manejan la barca están obligados a lograr un Betis presentable.

Nada más y nada menos después de un decenio vergonzoso y para ello, quizá el primer paso sea marcar de cerca a los que Lopera metió en escena y que tanto perturban. Eso es algo que el bético jamás olvidará, que se huye con pavor de la aventura del chino de turno, pero al Betis no le tocó un chino sino la china en el zapato que es Luis Oliver. Como el tipo siga dando ruido y usando los canales archiconocidos, hacer un Betis presentable va a ser algo prácticamente imposible.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios