Acuicultores de Trebujena llevan la turbidez del río a los juzgados

  • El abundante fango que arrastra el Guadalquivir ocasiona pérdidas multimillonarias a la piscifactoría Pistresa · El estado de las aguas deja en suspenso la introducción de un millón de peces alevines

La empresa Piscícola de Trebujena S.A. (Pistresa) ha dado otro paso adelante para que las administraciones públicas pongan remedio urgente al lamentable estado del río Guadalquivir, cuyas aguas bajan turbias debido a que arrastran gran cantidad de fango desde hace seis meses hasta la misma desembocadura.

El consejo de administración de la empresa Pistresa, que preside el alcalde de Trebujena Manuel Cárdenas (IU), ha decidido interponer una denuncia en los juzgados por el enfangado del caudal, causando graves daños en el funcionamiento de las instalaciones acuícolas y que afecta directamente al sistema productivo de millones de peces que se crían en esa piscifactoría. Uno de los principales problemas radica en el barro que tapona las canalizaciones de agua que van a parar a los estanques donde se alimentan los peces. Responsables de la firma quisieron dejar claro que las aguas no están contaminadas y, por tanto, garantizan la calidad y las excelencias de sus productos.

Dicha empresa ya realizó con anterioridad una denuncia administrativa ante Medio Ambiente sin que recibiera contestación alguna por parte de ese organismo, al que comunicó los perjuicios económicos que genera la turbidez el río. La falta de respuesta ha motivado que los afectados se dirijan a los tribunales para reclamar responsabilidades a las autoridades competentes.

Para colmo, la ampliación prevista por esa piscifactoría con la introducción de un millón de peces alevines parece que no va a ser posible si persisten las actuales condiciones del río. La empresa emplea a una veintena de trabajadores y se dedica a la crianza de lubinas, en su mayor parte, y en menor medida de corvinas y anguilas, entre otras especies. El Ayuntamiento trebujenero, a través de una empresa municipal, posee el 14 por ciento de las participaciones de Pistresa.

Esta empresa acuícola elaboró recientemente un informe en el que atribuía el oscurecimiento del río a una presa de Alcalá del Río desde donde se realizó un fortísimo desembalse para aliviarla de agua tras las abundantes lluvias que cayeron en esa zona. Esa enorme salida de agua originó, según las investigaciones de Pistresa, el arrastre de más de cinco millones de toneladas de fango río abajo hasta el estuario del Guadalquivir, pasando por Trebujena y Sanlúcar.

Esta última localidad también ve afectadas sus playas por el feo aspecto del agua, pero sobre todo son los hosteleros los que pueden salir más perjudicados ya que muchos tienen sus negocios justo enfrente del río. Además, el malestar aumenta conforme se acerca la temporada estival.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios