Acusado y víctima pactan por primera vez una sentencia en la Audiencia

  • Agresor y lesionado alcanzan un acuerdo con un novedoso sistema de mediación

Comentarios 1

Un hombre que golpeó a otro en marzo de 2008 en un pub de Cádiz ha aceptado en la Audiencia Provincial de Cádiz, tras un pacto entre ambos, una sentencia que lo condena a tres años de prisión y a indemnizar al lesionado con 12.000 euros. Es el primer acuerdo entre un acusado y su víctima que se produce en la Audiencia, la primera vez que interviene el Servicio de Mediación Penal en el Palacio de Justicia para intentar conseguir una sentencia surgida de un nuevo sistema de resolución de conflictos basado en el diálogo.

La mediación penal se aplica desde hace un tiempo en los Juzgados de lo Penal de Cádiz. Pero no había llegado a la Audiencia. Lo ha hecho de la mano de Miguel Ángel Ruiz Lazaga, magistrado de la Sección Tercera, miembro del equipo de Mediación Penal de Cádiz. Él es el ponente de esta primera sentencia de conformidad con acuerdo previo entre víctima y acusado que abre un nuevo camino: hacer a ambos partícipes de la solución del problema que los tiene enfrentados.

Las sentencias de conformidad entre el fiscal y el abogado de la defensa, o incluso entre esas dos partes y la acusación particular, son comunes desde hace mucho tiempo. El pacto lo negocian en ese caso los letrados y el representante de la Fiscalía. Y luego el acusado o acusados dan su conformidad al acuerdo.

El sistema de mediación penal da un paso más. Quienes se ponen frente a frente a dialogar y a buscar un acuerdo, con la ayuda de un equipo formado por dos psicólogas, un abogado, un fiscal y un magistrado, son el acusado y la víctima. Si se arreglan, si alcanzan un pacto, ese acuerdo es el que llevan a la sala de vistas el abogado defensor y el fiscal para que el tribunal dicte la correspondiente sentencia de conformidad.

En el caso del agresor y el lesionado, el acuerdo que alcanzaron ambos para una sentencia de conformidad (con la atenuante de reparación del daño) incluye la cuantía de la indemnización y el calendario de pago. La pena de prisión, tres años, es bastante inferior a los siete que solicitaba en principio el fiscal. El acusado, a quien defendía el abogado Ignacio Quintana Balonga, pedirá ahora un indulto parcial y tal vez consiga así una suspensión de condena con la que poder eludir la entrada en prisión.

Ruiz Lazaga, impulsor de la mediación penal, considera que este nuevo sistema "facilita el diálogo comunitario, reconstruye la paz social quebrada por el delito y minimiza las consecuencias negativas del mismo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios