Aeroblade arrancará en 2009 con 400 empleos, la mitad de Delphi

  • La fábrica ocupará los terrenos anexos a la multinacional y producirá 1.200 palas de molinos eólicos

Comentarios 5

En 1982 entró en funcionamiento en Tarifa el primer aerogenerador del país. Dos décadas después, Cádiz sigue siendo líder en potencia eólica instalada: 54 parques operativos o en construcción, una capacidad de 1.200 megavatios y, pese a ello, ninguna industria asociada al sector. Este desequilibrio acabará en el verano de 2009 con la nueva fábrica de palas de aerogeneradores de Aeroblade, la última empresa incluida en esta primera fase de reindustrialización de la Bahía de Cádiz.

La compañía, perteneciente al grupo vasco Synergy, se instalará en el Trocadero, en los terrenos anexos a Delphi -adquiridos en 2003 por el antiguo IFA- y aunque inicialmente ocupará 52.600 m2, ha reservado otros 150.000 para una más que posible expansión. Lo mismo que la sociedad, que es un 90% propiedad de Synergy, mientras que el 10% restante se ha dejado abierto para la futura entrada de instituciones.

La planta, que empezará a construirse a finales de este semestre, empleará a 478 trabajadores, de los casi 400 serán directos y la mitad se reservarán para "la posible incorporación de ex trabajadores" de la multinacional, según explicó ayer el presidente de Synergy, Iñaki López Gandásegui, en la presentación del proyecto. El perfil será el de profesionales de FP, por lo que los antiguos operarios de Delphi "perfectamente se podrán adaptar" a las necesidades de Aeroblade siempre que completen "un plan de formación que será muy importante para adecuarse a las peculiaridades de esta actividad, como son el manejo de materiales, la organización de la producción y los sistemas de calidad".

Con esta plantilla y una inversión de casi 43 millones -6,8 en I+D+i-, Aeroblade se convertirá en una de las mayores empresas de la Bahía. No en vano, su ambicioso plan de producción contempla 1.200 palas anuales de 37 y 49 metros de longitud.

Pero lo más importante de este proyecto, según el empresario vasco, son dos factores: la aplicación de tecnología aeronáutica procedente de Aernnova (la otra filial del grupo junto a Orisol) y el "buen momento de mercado" en que nace la factoría, ya que actualmente hay un "cuello de botella" en el suministro de componentes y "en los próximos 10 ó 20 años" el sector afrontará un crecimiento "muy intenso". Además, Aeroblade tiene vocación internacional y aunque al principio se dirigirá al mercado nacional, el extranjero deparará "grandes oportunidades".

El consejero de Innovación, Francisco Vallejo, destacó la relevancia tecnológica del proyecto y su "firme creencia" en que esta industria "crecerá y será fundamental en el desarrollo de Andalucía". Una visión positiva que también dirigió a Synergy -antes Gamesa-, con el que hay "un matrimonio que cada vez se lleva mejor y va a dar más frutos a Andalucía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios