Antonio Perales dirigirá la oficina de control de la reindustrialización

  • Velará por el cumplimiento de las inversiones y la coordinación entre administraciones

El proceso de reindustrialización puesto en marcha por los Gobiernos estatal y autonómico contará con una oficina de control y seguimiento que se establecerá en Cádiz y que estará dirigida por Antonio Perales, hermano del diputado fallecido Alfonso Perales, precisamente uno de los inspiradores de este ambicioso plan de apoyo económico a la Bahía de Cádiz.

El papel de este órgano y del equipo que liderará Antonio Perales será vigilar el cumplimiento de las inversiones multimillonarias previstas hasta el año 2013 (1.590 millones de euros) y velar por que haya una coordinación efectiva entre las administraciones implicadas, uno de los aspectos de mayor complejidad del proceso, según reconoció el nuevo gerente.

Sin embargo, Perales hizo hincapié en que el "compromiso político" adquirido con la Bahía requiere también de la implicación general del tejido social y económico gaditano, que tendrá garantizada su representación a través de una mesa de seguimiento. "O nos involucramos y peleamos todos, desde los sindicatos a las empresas y toda la sociedad, o la Administración sola no va a poder sacarlo adelante", sostuvo Perales.

Un reto de "integración" ante el que, profesionalmente, tiene a su favor que es buen conocedor del programa de inversiones, ya que participó en su elaboración desde la Agencia IDEA, donde actualmente es director de Emprendedores y Programas. Y que, personalmente, le aporta dos safisfacciones: "Seguir trabajando por el desarrollo de mi provincia, como llevo haciendo desde el año 1984, y volver a Cádiz después de siete años en Sevilla".

Respecto al plan de actuaciones diseñado, recordó que tiene dos líneas: una de aplicación inmediata dotada con 273,3 millones de euros que está dirigida a amortiguar los efectos del cierre de Delphi y a favorecer la creación e implantación de nuevas empresas; y una segunda de mayor envergadura (1.320 millones) que está enmarcada en el horizonte económico 2007-2013 y que contempla, entre otras actuaciones, la creación de nuevos espacios productivos (como Las Aletas) y de una incubadora de empresas, la modernización del sistema intermodal (tranvía), la mejora de la competitividad de los sectores tradicionales y la atracción de nuevas empresas procedentes de ámbitos estratégicos como la logística, las nuevas tecnologías, el medio ambiente, las energías renovables o la industria metalmecánica avanzada.

Una gran operación pública de la que Perales destacó como principal ventaja que "no es un canto al sol, sino que cada proyecto tiene un presupuesto concreto y un nombre, una Consejería o un departamento detrás responsable de su ejecución".

Con estas mismbres, el éxito del proceso de reindustrialización dependerá de que "en 2011 ó 2012 podamos decir que hemos creado las infraestructuras e instrumentos necesarios para que las empresas de la Bahía de Cádiz sean competitivas y colaboren entre ellas, superando el problema de falta de cultura de colaboración que tenemos ahora debido a que el 99% del tejido son microempresas". "O sacamos músculo o estas pequeñas empresas van a pasarlo mal", concluyó Perales en referencia a que a partir de 2013 la Comunidad, y por ende Cádiz, dejarán de recibir gran parte de las ayudas estructurales de la UE dirigidas a favorecer el desarrollo de las regiones más pobres, denominadas Objetivo 1.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios