Atentado a quién, según y cómo

  • La intención de dos concejales que golpearon a policías que protegían al alcalde de Sanlúcar no era "acometer" al edil sino "aproximarse" a él, dijo la Audiencia en 2006

La Audiencia Provincial de Cádiz condenó hace casi cinco años a dos concejales de Sanlúcar por agredir a los policías que estaban protegiendo al alcalde de ese municipio Juan Rodríguez (fallecido en 2006). El fiscal acusó a los dos ediles de atentar contra el alcalde. La sentencia explicaba que los concejales trataron efectivamente de rebasar el cordón policial que escoltaba al alcalde pero que no podía "afirmarse que lo hicieran con intención de acometer" a Rodríguez, sino que trataban de "aproximarse" a él.

La resolución condenó a los dos concejales a un año de prisión por atentado a los agentes de la autoridad y los absolvió de atentado contra el alcalde (delito por el que el fiscal solicitaba para cada uno dos años de cárcel). Y ello aunque la sentencia relataba que uno de los ediles, José Manuel Ahumada, en su "empeño" por rebasar el cordón policial, "sujetó por el cuello" a un policía y casi lo derriba. Y que el otro, Antonio Prats "forcejeó violentamente" con los agentes para apartarlos y que "se empleó contundentemente" tratando de romper la barrera de policías que protegía al alcalde de Sanlúcar. En esas, un policía consiguió sujetar con fuerza a Prats pero éste logró zafarse e intentó de nuevo "aproximarse" al alcalde, lo que impidió otro agente.

La sentencia sobre los incidentes ocurridos en Sanlúcar en marzo de 2001, durante una protesta laboral en el Ayuntamiento, contrasta con la dictada hace poco sobre los incidentes del Día de la Patrona de 2007, que condenó al italiano Simone Righi a cuatro años de prisión por atentado contra la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez (por intentar golpear a Teófila, no por agredir a un policía que la protegía).

Esta otra resolución vio probado que Simone intentó agredir a la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez. Que Simone avanzó hacia la alcaldesa "con la firme intención de agredirla" y que empujó al concejal Romaní, al que encontró en su camino, y lanzó un puñetazo contra Teófila que impactó en el escolta de ella, un policía que la estaba protegiendo.

Las dos sentencias son de la Audiencia Provincial de Cádiz. La de 2006, de la Sección Tercera. La reciente sobre los incidentes ocurridos en la capital gaditana, de la Sección Cuarta. Pero el ponente de ambas es el magistrado Miguel Ángel Feliz, que formaba parte de los dos tribunales: del que juzgó en su día a los concejales de Sanlúcar y del que juzgó a Simone Righi.

Ni los concejales sanluqueños llegaron a tocar al alcalde de Sanlúcar ni Simone llegó a tocar a la alcaldesa de Cádiz. Pero la interpretación sobre la intención de los unos y del otro ha sido bien distinta. Ateniéndose a los hechos considerados probados en cada sentencia, en ambos casos hubo un intento violento de acercarse a una autoridad y en ambos casos hubo golpes a policías que protegían a esa autoridad. En el caso de Sanlúcar, el asunto fue resuelto con una condena por atentado contra los policías (un año de prisión) y en el caso de Cádiz, el tribunal optó por una condena por atentado contra la alcaldesa (cuatro años de prisión).

La sentencia de 2006 afirma que Prats y Ahumada "trataron de aproximarse al alcalde" pero que "no está probado ni se adivina la intención de acometerle". La del mes pasado asegura que Simone avanzo hacia la alcaldesa "con la firme intención de agredirla".

Simone Righi sumó otros seis meses de prisión por un delito de resistencia a ser detenido. Su defensa presentará un recurso contra la sentencia ante el Tribunal Supremo. Simone aseguró en el juicio que estaba indignado porque habían matado a sus perros pero que no intentó agredir a la alcaldesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios