Emotivo adiós al profesor que murió electrocutado

  • Izquierda Unida ha solicitado a la Fiscalía que intervenga para aclarar el mortal accidente ocurrido el martes en Bornos

La iglesia de San Francisco, en Arcos, se quedó ayer pequeña ante las muestras de consternación de decenas de personas que asistieron al sepelio del monitor de la escuela taller de Bornos, Francisco Javier García Jiménez, que falleció electrocutado el martes delante de sus propios alumnos cuando manipulaba unos cables del sistema eléctrico de la Casa de Los Ordóñez, en rehabilitación.

La primera víctima mortal gaditana de este año en accidente laboral, natural de Arcos, de 37 años y casado, recibió una descarga fulminante cuando manejaba unos cables conectados a la red. Durante toda la mañana del martes no hubo luz en el pueblo por un corte y la fatal casualidad quiso que en el momento que el monitor ensamblaba los cables se restableciera el suministro.

Las investigaciones y la inspección laboral tendrán que determinar qué ocurrió en esta tragedia. De momento, Izquierda Unida ha solicitado ya la intervención de la Fiscalía para determinar las causas del accidente y depurar responsabilidades si las hubiera.

Los restos mortales de García Jiménez llegaban sobre las cinco y media de la tarde al templo de Arcos. Fueron sus alumnos y familiares quienes portaron el féretro al interior de la iglesia donde aguardaba numerosas personas para mostrar sus condolencias.

El Ayuntamiento de Bornos decretó ayer tres días de luto oficial, y también se ha decidido el retraso de todos los actos del carnaval.

Las muestras de cariño hacia la viuda y los cuatro hermanos del profesor se sucedieron también en varios pueblos serranos.

Hubo concentraciones de trabajadores en la sede de la Mancomunidad, en Villamartín, con las banderas a media asta y también a las puertas de los ayuntamientos de Bornos y Arcos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios