Gibraltar prevé que el 'New Flame' se hunda tras partirse en dos

  • El Gobierno del Peñón afirma que no hay peligro de vertidos a la Bahía de Algeciras

El ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, ha confirmado que el temporal y las fuertes lluvias han provocado que el buque New Flame se parta completamente en dos y por lo tanto la posibilidad de que la popa se hunda está más patente que nunca, después de que la proa del barco se sumergiera el pasado mes de agosto.

Caruana explicó, en una rueda de prensa ofrecida en Convent Place, que aunque la popa se hunda y se deposite sobre el primer nivel del arrecife que hay justo debajo del naufragio, todavía serían visibles la chimenea, planta y media y el puente del barco, a menos que el casco se mueva lateralmente sobre las aguas y caiga a otro nivel, cosa que de momento es poco probable, según el Gobierno de la Roca.

De momento, el remolcador de salvamento Fotiy Krylov, el más grande del mundo, seguirá sujetado al buque chatarrero hasta que se sumerja la sección trasera del barco y se quede asentada en el fondo marino de la bahía.

El Gobierno del Peñón aseguró ayer en varias ocasiones durante la rueda de prensa que no hay peligro de que haya algún tipo de vertido pero aún así, todos los recursos necesarios para afrontar una situación de esas características han sido desplegados. Recordó que todo el fuel había sido extraído y los tanques permanecen sellados. Además indicó que si se producen algunos escapes "serán pequeños y se tratará de carburante de la sala de máquinas".

Caruana también señaló que "dado el interés que sobre este asunto existe en España y la comprensible preocupación del Gobierno español de evitar cualquier contaminación de las costas españolas, las autoridades españolas han sido informadas. Ha habido y siguen habiendo una estrecha colaboración entre las autoridades de Gibraltar y España en este asunto".

El primer ministro agradeció al Ejecutivo español que haya dispuesto los remolcadores Salvamar y Cervantes por si fueran necesarios.

Peter Caruana explicó que la retirada de los restos del buque está pendiente de que la popa se pose en el fondo y de que la compañía aseguradora contrate esta semana a una empresa de salvamento que se encargue de realizar esta operación, que durará entre dos y tres meses.

El ministro principal insistió en que además del personal del puerto del Peñón, el Gobierno ha sido asesorado por las empresas de salvamento más importantes del mundo y no quiso hacer ninguna declaración sobre las críticas que ha recibido su gestión en este asunto desde el lado español de la Verja, tan sólo apostilló que "todo el que quiere puede hacer comentarios, pero sólo se logra marear a los ciudadanos con declaraciones de inexpertos. No pienso contestar a las barbaridades que han dicho las pequeñas autoridades del Campo de Gibraltar".

Caruana apuntó que su Gobierno ha transmitido "información al dedillo" y que la colaboración ha sido "constante" y por eso el Gobierno de España, la Junta de Andalucía y la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA) "tienen una relativa tranquilidad, no es que no les importe, es que saben que hacemos todo lo técnica y humanamente posible".

Sobre los vertidos de hidrocarburo que se han registrado en la playas de la Bahía de Algeciras a raíz de la rotura en dos del buque New Flame, la máxima autoridad de Gibraltar sentenció que no se han producido vertidos pesados y añadió que desde que tuvo lugar el naufragio del chatarrero ha habido una tendencia a culpar al buque New Flame de todos los vertidos que se han producido pero éstos también se dieron antes de agosto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios