El éxito de la Vía Verde anima las inversiones en albergues y casas rurales

  • Los proyectos públicos y privados en marcha suman más de 200 plazas y duplicarán la capacidad del recorrido serrano

Comentarios 1

La Vía Verde de la Sierra, que recuperó 36 kilómetros de la olvidada línea de ferrocarril Jerez-Almargen, se mantiene como una productiva fuente de desarrollo para los seis pueblos serranos que recorre entre Olvera y Puerto Serrano. El éxito de visitantes del sendero -alcanzó los 90.000 el año pasado- ha impulsada la inversión tanto pública como privada en servicios turísticos a lo largo de su trazado. Hasta seis proyectos de hoteles, albergues y casas rurales con una capacidad global de más de 300 plazas están en marcha y duplicarán en apenas un año la capacidad de alojamiento de la zona, hoy constituida por una docena de negocios con unas 260 camas.

En el área de La Toleta de Puerto Serrano, la Diputación de Cádiz, con el respaldo económico de la Unión Europea, construye un albergue de 50 plazas y un conjunto de casas rurales con otras 28 camas que entrarán en servicio a lo largo de este año, según informó Francisco Menacho, presidente de la Fundación Vía Verde de la Sierra.

El municipio de Coripe, que ya cuenta con una antigua estación ferroviaria habilitada como alojamiento, abrirá a lo largo de este ejercicio un hotel de titularidad municipal con 34 habitaciones y está pendiente de la iniciativa de una emprendedora extranjera que contempla la apertura de un cortijo con 10 habitaciones cerca de la frontera con el término municipal de Puerto Serrano.

Olvera, principal enclave del recorrido, es el pueblo que acumula más proyectos asociados al turismo rural y a la Vía Verde. Junto a la antigua estación de tren olvereña en la que hoy pernoctan viajeros, la Diputación está construyendo otro complejo turístico formado por cuatro casas rurales y una piscina que estará terminado el año que viene. Además, un empresario ultima la puesta en marcha de un picadero con servicio de alquiler de caballos junto a la Vía; otro, tramita la apertura de un cámping de primera categoría y un albergue de 80 plazas; y un tercero diseña un hotel-cortijo de 10 habitaciones.

"La gente se está dando cuenta del potencial turístico que tiene este lugar", presume Menacho. El presidente de la Fundación defiende el potencial de un recurso turístico que el año pasado alcanzó los 90.000 visitantes, frente a los 60.000 del ejercicio de 2006, y frente al promedio de 50.000 que registran las vías verdes españolas, según un estudio sobre el sector elaborado por el Gobierno.

Según los datos avanzados por Francisco Menacho, el 60% de los visitantes del recorrido serrano procede de las poblaciones del entorno. De los restantes, hasta un 35% -unas 12.000 personas- pernocta en algunos de los municipios del trayecto, afluencia que se concentra, principalmente, en los fines de semana, y que anima a la inversión en equipamientos.

El sendero incluso está recibiendo dos grupos fijos de viajeros procedentes de Alemania cada quince días, y aspira a ampliar este posicionamiento entre mayoristas europeos dedicados al cicloturismo. Ése será uno de los objetivos del plan de comercialización de la Vía Verde durante este año, que también buscará promocionar los atractivos del observatorio de buitres instalado junto a Zaframagón en el mercado del turismo ornitológico, bien nutrido de aficionados en Reino Unido.

La Vía Verde de la Sierra serpentea entre las provincias de Cádiz y Sevilla atravesando los municipios de Olvera, Puerto Serrano, Coripe, Pruna, Montellano y El Coronil. El sendero fue elegido Mejor Vía Verde de Europa en el año 2005 y la Junta de Andalucía lo ha declarado este mismo año Ruta de Interés Turístico de la región.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios