El alcalde de Chiclana declara como testigo por el caso Muriano

  • El ex concejal del área de Urbanismo está acusado de un delito de prevaricación

El alcalde de Chiclana, José María Román, declaró ayer como testigo en el caso que juzga al ex delegado de Urbanismo de esa localidad, Joaquín Muriano, por dos presuntos delitos de prevaricación tras ser denunciado por el anterior equipo de gobierno, conformado por el PP, PA e IU, de dar licencias de obras el 25 de mayo de 2007, dos días antes de la celebración de las elecciones municipales, que al final desbancaron al PSOE del poder municipal tras un pacto entre cuatro partidos.

Las querellas del anterior gobierno de Chiclana se centran en los excesos de aprovechamientos de suelo en un supermercado del complejo comercial Tartessus, en el Novo Sancti Petri, y en el hotel Barceló, situado en la Loma del Puerco.

El regidor chiclanero estaba citado para declarar como testigo a las diez y media de la mañana por el caso del supermercado y media hora más tarde por el denominado caso Barceló, si bien no ofreció declaraciones a la prensa sobre sus declaraciones ante el juez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios