El fiscal pide más de 5 años de cárcel para un agente del SVA

  • La Fiscalía acusa al funcionario de pertenecer a una red de traficantes de hachís

Un agente del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) se sentará en el banquillo este mes como acusado de pertenecer a una organización de traficantes de hachís desmantelada en 2000 tras la captura en Sanlúcar de un cargamento de 1,6 toneladas de esa droga. El fiscal solicita para el funcionario una pena de cinco años, siete meses y quince días de prisión. El juicio comenzará en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz el próximo día 24.

El escrito de acusación indica que el agente procesado, A.L., tenía encomendada la tarea de avisar al resto de la organización, y concretamente al jefe de la red, si el día fijado para la operación de transporte del cargamento luego capturado salía de vigilancia el helicóptero del SVA.

El jefe de la organización era R.D., según el fiscal, que pide para él cinco años y cinco meses de prisión. Junto con el agente del SVA y R.D., en el banquillo se sentarán otros dos acusados para quienes la Fiscalía solicita cuatro años y medio de prisión.

Esos dos procesados, D.J. y M.C., bajo las órdenes de R.D., se encargaron de contactar con el proveedor de la droga en Marruecos y también de buscar los tripulantes de la lancha que transportó el hachís, sostiene el fiscal.

El propio SVA frustró la operación al interceptar la embarcación el 16 de septiembre de 2000 en la desembocadura del río Guadalquivir. Era una lancha de 18,80 metros de eslora, de nombre Bull, propulsada por tres motores de 200 cv cada uno. Transportaba más de 1.600 kilos de hachís y la pilotaban M.R. y M.S., que fueron juzgados por la Audiencia Provincial de Cádiz y condenados en 2001 en una sentencia de la Sección Segunda.

El escrito de acusación relata que la embarcación fue adquirida por R.D. meses antes de la captura del cargamento en Sanlúcar. Ese procesado la guardó en una nave que posee en El Puerto y que también utiliza para negocios lícitos de desguace de barcos, agrega el fiscal. Allí fue preparada convenientemente: le colocaron pantallas de radar, radio VHF y otros elementos para que pudiese transportar el hachís con seguridad. Esa operación fue financiada por R.D. y supervisada por el agente del SVA procesado.

El 13 de septiembre, por la mañana, la embarcación fue trasladada por carretera en un camión góndola desde El Puerto hasta Sotogrande, explica el fiscal. Agrega que en esas fechas, el agente del SVA hizo numerosos viajes a la Costa de Sol relacionados con la preparación del transporte de hachís.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios