Una lengua, un juego, una pasión

  • La defensa del idioma español y de su correcta ortografía y vocabulario inspiran una novedosa aplicación destinada a niños y jóvenes que ha sido ideada por un periodista y filólogo gaditano

Comentarios 1

Saber en qué vocal lleva la tilde la palabra camión puede confirmar la victoria sobre la selección de Japón y garantizar el pase a la segunda fase; y descubrir cuál de estas cinco palabras guiski/carnet/safary/taichi/guiéis está escrita correctamente conforme marca la Real Academia Española (RAE), puede suponer un triple sobre la bocina que permita derrotar a Estados Unidos y hacerse con el trofeo. Son sólo dos ejemplos, los dos extremos en cuanto a dificultad, de una novedosa aplicación para smartphones y tabletas que, desde esta misma semana, está ya disponible en la red y que ha sido ideada por el periodista y filólogo gaditano Cristóbal González.

La originalidad de esta iniciativa, de nombre DesafíoÑ, estriba en la utilización de un juego, en este caso un torneo internacional de baloncesto, para enseñar la lengua española, su ortografía y su vocabulario. Acertar la pregunta puede suponer una canasta o evitar que el adversario enceste; errarla es un fallo en el tiro o un acierto del contrincante.

Un curso de creación de empresas impulsada por la Escuela de Organización Industrial (EOI) obligó a Cristóbal González a tener que inventarse un proyecto. Y tras darle muchas vueltas a la cabeza optó por centrarlo en una de sus pasiones: la lengua española, la misma que ha cultivado a lo largo de su dilatada carrera periodística primero en la desaparecida Antena 3 Radio, después en Diario de Cádiz -donde llegó a ser delegado de este periódico en Chiclana- y posteriormente en el periódico gratuito ADN de Cádiz y Jerez, del que llegó a ser director. Hoy continúa con su labor informativa en un gabinete de prensa de la provincia.

Gracias a esa pasión empezó todo. "Hablé con varios amigos que son profesores y casi todos coincidían en que hoy en día hay un serio problema con la escritura de los alumnos. Esos mismos subcódigos lingüísticos que utilizan con numerosos errores en los dispositivos móviles los plasman luego por inercia en sus exámenes e incluso en sus trabajos académicos y me decidí a crear una aplicación que les ayude a mejorar sus conceptos sobre nuestra ortografía", reflexiona este emprendedor natural y vecino de Chiclana y que apostó por este medio tecnológico habida cuenta de que, según diversas estimaciones, en España se producen diariamente unos 2,5 millones de descargas en los móviles.

Y tras un año de duro trabajo nació DesafíoÑ, que sólo busca eso, aportar recursos didácticos para mejorar la ortografía y la expresión a través de ordenadores, tabletas o teléfonos inteligentes tan utilizados hoy por los adolescentes. Este juego consiste en una competición internacional de baloncesto en la que un equipo, Ñ, debe superar diversas fases. Cada encuentro tiene cuatro cuartos, como en un partido real, y los aciertos o respuestas a las preguntas que se van planteando en la parte inferior de la pantalla marcarán el resultado final.

El videojuego, de una gran realidad y con los detalles muy cuidados, incluye 18 selecciones de todos los continentes, 180 jugadores -cada uno con una fisonomía diferente- y cinco fases. El usuario que consiga que el equipo Ñ llegue a la final se enfrentaría siempre a Estados Unidos, indiscutible potencia mundial de este deporte. Como es lógico, en esa final se plantean las cuestiones más complejas y con más opciones de respuesta. La aplicación contiene hasta 12.000 preguntas diferentes -la mayoría de ortografía pero también de vocabulario- elaboradas por el propio autor de la idea.

Desde esta misma semana DesafíoÑ está disponible ya para Android y en pocos días lo hará igualmente para IOS de Apple. El precio de su descarga ha quedado fijado en 3 euros. Y junto a la app hay una amplia plataforma digital que incluye una web (desafioÑ.com), twitter (desafion), Linkedin y Facebook y en la que se detallan todos los aspectos del videojuego y se abordan numerosos aspectos de la lengua española y su ortografía.

Una vez que su proyecto se ha convertido en realidad, Cristóbal González quiere agradecer el apoyo que su iniciativa ha recibido por parte de la Cátedra de Emprendedores de la UCA, de la EOI y del CADE, así como del trabajo de un equipo multidisciplinar compuesto por ingenieros informáticos, diseñadores, periodistas, filólogos y docentes que contribuyeron a dar forma a la idea.

En principio el alumnado al que va destinado esta aplicación didáctica iría desde los niños que cursan 5º de Primaria a los que están en 2º de Bachillerato o, lo que es lo mismo, a aquellos con edades comprendidas entre los 10 y los 17 ó 18 años. El mercado potencial está cifrado en torno a unos 50 millones de personas, sumando a los alumnos de esas edades de toda España y del resto de países de habla hispana. No obstante, también puede servirle a los adultos para refrescar sus conocimientos sobre la lengua española y para familiarizarse con las últimas novedades ortográficas aprobadas por la RAE hace ahora tres años.

"Creo que no son pocos quienes han dudado alguna vez entre escribir exuberante o exhuberante, adecúa o adecua, informode o informodeque, imprimido o impreso, divergir o diverger, y hay quienes siguen tildando palabras como ti, fui, fue, dio, fiais, libido o guion o la o cuando va entre números. Ayudar a despejar estas dudas de manera didáctica pero al mismo tiempo divertida es lo que busca DesafíoÑ", reflexiona este gaditano apasionado de la lengua española.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios