Un muerto y una herida al caeral vacío en el Tajo de Villaluenga

  • El fallecido es un policía local de Jerez y cayó de unos 60 metros haciendo senderismo

  • Su acompañante es de Cádiz capital

El Tajo de Villaluenga con el pueblo en la falda de la montaña. El Tajo de Villaluenga con el pueblo en la falda de la montaña.

El Tajo de Villaluenga con el pueblo en la falda de la montaña. / ramón aguilar

Antonio Cordero Galera, un policía local de Jerez de entre 50 y 60 años de edad, perdió ayer la vida tras caer al vacío cuando practicaba senderismo en el paraje natural conocido como el Tajo de Villaluenga, junto a esta localidad serrana. En el accidente también se vio involucrada una mujer, Isabel Hernández Reja, vecina de Cádiz capital y de una edad similar, quien fue trasladada a una ambulancia al presentar heridas de cierta consideración.

El fallecido perdió la vida como consecuencia de los graves daños ocasionados en la caída, ya que se calcula que se precipitó al vacío desde una altura aproximada de unos 60 metros. La mujer, por su parte, tuvo más suerte ya que consiguió in extremis quedar agarrada a un saliente de la montaña, aunque los equipos de rescate tardaron unas tres horas en llegar al lugar en el que estaba para poder atenderla.

El accidente tuvo lugar en el Tajo de Villaluenga, una pared vertical que hay a la espalda de esta localidad, muy cerca de la ermita del Calvario y que encierra un sendero muy estrecho, pedregoso y peligroso en su parte superior. Ese camino es utilizado sobre todo por senderistas expertos, ya que la caída de piedras desde el lateral de la montaña supone un riesgo añadido que se repite con más asiduidad de lo deseable.

Por el momento se desconoce qué es lo que pudo pasar para que tanto Antonio Cordero Galera como Isabel Hernández Reja sufrieran el fatal accidente. Algunas fuentes no descartaban anoche que tras una larga jornada de caminata se les echara el tiempo encima (el suceso se produjo sobre las siete de la tarde, cuando estaba empezando a oscurecer) y que o bien aligeraran el paso para que no les cayera la noche o bien intentaran acortar camino por un paso montañoso aún más dificultoso. Tanto el fallecido como la herida llegaron a Villaluenga del Rosario a primera hora de la mañana de ayer con la idea de hacer senderismo, teniendo previsto regresar a sus domicilios por la noche.

El fatal accidente se produjo la víspera de que Villaluenga del Rosario celebre a partir de hoy su IX Feria del Queso. El alcalde de esta población, Alfonso Moscoso, confirmaba anoche que hoy se guardará un minuto de silencio en memoria del fallecido en el acto oficial de inauguración de este importante evento gastronómico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios