Las nuevas formas de 'vendé' el pescao

  • Pescaderías y productores de la provincia utilizan para sus ventas internet, mensajes, fotos y vídeos por whatsapp o incluso cámaras para ver la tienda desde casa

Diego Lora, de pescados Bedimar, posa con un mero que va a enviar a un cliente. Diego Lora, de pescados Bedimar, posa con un mero que va a enviar a un cliente.

Diego Lora, de pescados Bedimar, posa con un mero que va a enviar a un cliente. / d.c.

Lo primero que hace Pedro Cózar cada mañana, en cuanto que ha puesto su género en el mostrador, es filmar un video. Va recorriendo con su móvil todos los productos. Procura que salgan todos los pescados y los precios. Una vez hecha la grabación envía una copia a cada uno de su más de centenar contactos de whatsapp que están atentos a la jugada. También lo pone en su página de facebook. En pocos minutos comienzan a llegar mensajes: "Medio de gallo partido para empanar y una pescadilla en rodajas. Lo recojo más tarde". Cuando a las dos horas el cliente acude a la pescadería ya todo está preparado para que se lo lleve.

Pedro tiene 44 años. En julio de 2016 puso en marcha en la calle Vea Murguía esquina con Cervantes la pescadería La Esquina de Plata. Antes había estado buscándose "dos pejetas" vendiendo el pescado en la calle, tras quedarse parado como obrero de la construcción. Encontró el local y puso en marcha la pescadería.

Con la idea de atraer a la clientela y ponerle más fácil la compra ideó lo del whatsapp y señala que está muy contento con la experiencia. "Los clientes agradecen que les mande el vídeo. Es muy práctico para ellos porque ven lo que tengo sin tener que venir, ya que muchos están trabajando".

Su teléfono, el 664211378, tiene ya más de cien personas que reciben su vídeo pescadero. Sólo abre por las mañanas, de martes a viernes y el pescado lo trae de la lonja de El Puerto de Santa María.

Pescados Bedimar

Allí, en El Puerto de Santa María, está pescados Bedimar, una firma gaditana dedicada a la distribución de pescados. Diego Lora, que comanda la firma lleva los pescados de la costa gaditana hasta la zona de Cataluña y Baleares. Suele recorrer las lonjas de Conil, Chipiona y Rota. Cuando compra el pescado lo primero que hace es enviar su foto y su precio a los clientes. Se mantiene entonces entre ellos una conversación a base de mensajes hasta que fijan el pedido. Al día siguiente el pescado ya está en el domicilio del cliente. Lora señala "que hemos aprendido a trabajar con los tiempos. Aprovechamos lo que tenemos ya recorrido, que es fundamental y es que el cliente se fia de nosotros porque tenemos experiencia desde hace años. Por tanto ahora se fia de las fotos y la información que le enviamos y hace los pedidos de esta manera".

Lora trabaja con restaurantes de gama media y media alta. "Buscan producto de calidad y buscan el pescado de roca de la zona y el atún. Esos son los productos que más vendemos. De todos modos nuestra especialidad es buscar lo que nos pida el cliente".

Mariscos Guadalquivir

También satisfecho con su experiencia con las nuevas tecnologías está Beni Morgado. Su empresa, Mariscos Guadalquivir triplicó el pasado año ventas, basándose unicamente en internet.

La especialidad de la casa es el marisco, especialmente los langostinos de Sanlúcar, que venden con el sello de marca registrada, pero también tienen en el catálogo huevas de chocos y calamares rellenos al estilo sanluqueño.

Ahora acaba de lanzar incluso una oferta especial para celebrar "marisqueando" San Valentín. Así, en su página web se anuncia una mariscada para celebrar el día de los enamorados a base de delicias del mar y con la compañía del vino blanco de Barbadillo.

Morgado destaca que "en internet funciona mucho el boca oido. Hemos visto que recibimos pedidos de la misma calle donde habiamos enviado cosas. Tratamos de apoyar nuestras ventas con un contacto directo con el cliente a través del teléfono, además de la página web".

No sabe todavía si aumentarán en el futuro su catálogo de pescados para la venta por internet "porque queremos centrarnos en el marisco".

Esteros del Guadalquivir

Los que también acaban de empezar aventura en internet, son otra empresa de larga trayectoria en el mundo del pescado de estero, la trebujenera Esteros del Guadalquivir. Han puesto en marcha una tienda en internet que comercializa lubinas criadas en sus instalaciones. Son ejemplares grandes que pesan como mínimo un kilo. Llegan al cliente en 48 horas y "se pescan cuando se recibe el pedido, por lo que la frescura está garantizada" indican desde la firma.

El pescado lo envian ya esviscerado y sin escamas, si lo desea el cliente e incluso han hecho lotes que incluyen vino y hasta la sal para preparar el pescado en esta conocida especialidad.

Están muy satisfechos con la experiencia y quieren dar un paso adelante, el de incorporar también doradas a la tienda.

Pescadería Antonio Martín

Pero quizás la forma más llamativa de utilizar las nuevas tecnologías es la que utilizan en la boutique del pescado de Algeciras Antonio Martín. La firma, según explica su gerente Javier Martín, ha creado la tarjeta "Martín Club". Los beneficiarios de esta tarjeta tienen una ventaja muy especial. Si descargan un pequeño programa en el ordenador, este les permite acceder a dos cámaras de video situadas en la tienda que la firma tiene en el centro de Algeciras. Así ven el género y encargan lo que les guste. "Si hacen el pedido antes de las 10 de la mañana, antes de las dos tienen el pescado o el marisco en su casa y al mismo precio de la tienda" destaca Martín, un firme defensor de las nuevas tecnologías.

El servicio lo ofrecen por el momento en el Campo de Gibraltar "y reciben el pescado como lo pidan, fileteado, sin espinas, entero y si quieren el marisco también se les cuece".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios