El tráfico en la autopista bajó un 8% en la Motorada

  • La AP-4 registró siete millones de tránsitos en 2007, un 6% más, pero el pronóstico para este año es "malo" por la crisis

Comentarios 2

Los efectos de la desaceleración económica han tenido un reflejo inmediato en el tráfico del corazón de la Bahía, uno de los principal indicadores de actividad. Durante la Motorada de Jerez del pasado fin de semana, la autopista AP-4 entre Sevilla y Cádiz registró 180.000 tránsitos, lo que representa una caída del 8% con respecto a la afluencia del año pasado. Así lo avanzó ayer el director regional de Aumar para la zona Sevilla-Cádiz, Carlos Rodríguez, durante la reunión de la junta general de accionistas del grupo Abertis, al que pertenece Aumar.

Para Rodríguez, este descenso en la circulación es sintomático del año de estancamiento que se avecina: "El tráfico se estabiliza y crece en función de la economía y si la economía no crece, el tráfico tampoco". De hecho, aunque la expectativa para este ejercicio es que la intensidad media diaria (IMD) de la AP-4 crezca en torno a un 4%, el director regional de Aumar admite que será difícil cumplir esta previsión. Un "mal" pronóstico que en ningún caso provocará un encarecimiento del peaje, cuyo precio está establecido por ley, según apostilló Rodríguez.

Incluso, el propio consejero delegado de la compañía, Salvador Alemany, sostuvo también esta opinión para el conjunto nacional y pronosticó que la desaceleración económica provocará que la circulación en las autopistas de Abertis sólo aumente un 2%, frente al 3% registrado en 2007.

En el caso de la autopista gaditana, el incremento del tráfico rodado durante el año pasado fue mayor, un 6%, y eso que el tramo liberado entre Jerez y Puerto Real ha tenido un comportamiento "negativo" en los últimos meses, según reconoció el director territorial de Aumar. En total, más de siete millones de vehículos utilizaron esta carretera en 2007 para cruzar la provincia de norte a sur o de sur a norte.

Este descenso de la circulación en la que es una de las principales vías de acceso a la capital también puede tomarse como un reflejo de la incertidumbre que atravesó la Bahía en 2007. Pero junto a este factor, también hay que considerar la apertura de la nueva variante oeste de Jerez, una ruta alternativa para muchos vehículos que tienen como origen o destino importantes zonas industriales o logísticas como Guadalcacín, el Parque Agroalimentario o el mismo aeropuerto.

También es llamativo que este freno se haya producido sólo un año después del primer ejercicio completo sin peaje, 2006, en el que se experimentó un incremento del tráfico del 44% en este nuevo tramo liberado de la AP-4. Además, la reactivación económica de esta carretera tras el rescate (en mayo de 2005) fue totalmente notoria, ya que un 60% de estos nuevos tránsitos correspondieron a vehículos pesados, tal y como recordó el director general de Aumar Cádiz-Sevilla.

La liberalización de los 25 kilómetros comprendidos entre Puerto Real y Jerez cumplirá dos años el próximo mes. En este tiempo, la Junta de Andalucía ha hecho efectivas las dos primeras anualidades de la compensación de 72,3 millones de euros que Aumar recibirá hasta 2019 por esta retirada parcial del peaje.

Hasta entonces, la compañía seguirá siendo responsable de la conservación de toda la vía, "primera del país en medidas de protección de automovilistas" según Rodríguez, que aseguró que las inversiones en mantenimiento aumentaron el año pasado "porque no se trata sólo de conservar, sino también de mejorar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios