El Papa anima a los religiosos a no resignarse y salir de la sacristía

  • Francisco invita a sus pastores a no recluirse en uno de los estados más violentos de México

El papa Francisco instó ayer a los religiosos y seminaristas mexicanos a "no resignarse" ante las "tentaciones" y dificultades que puedan encontrar y a "salir de la sacristía", durante la misa celebrada en Morelia, en el centro de México. "No somos ni queremos ser funcionarios de lo divino, no somos ni queremos ser nunca empleados de Dios, porque somos invitados a participar de su vida, somos invitados a introducirnos en su corazón, un corazón que reza y vive diciendo", les dijo el Pontífice.

Fue una invitación a los religiosos a romper el inmovilismo y a salir a la calle en Morelia, capital del estado de Michoacán, uno de los más violentos por la fuerte presencia de los narcos. La cita obligada del Papa en sus viajes, el encuentro con los religiosos, se celebró en el estadio Venustiano Carranza, donde cerca de 20.000 religiosos asistieron a la misa y escucharon con atención las palabras del Pontífice.

Francisco enumeró las tentaciones en las que se puede caer y que pueden "venir de ambientes muchas veces dominados por la violencia, la corrupción, el tráfico de drogas, el desprecio por la dignidad de la persona, la indiferencia ante el sufrimiento y la precariedad". Y explicó que el gran peligro para ellos es el de la "resignación". "Frente a esta realidad nos puede ganar una de las armas preferidas del demonio, la resignación, que nos paraliza y nos impide no sólo caminar, sino también hacer camino", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios