El número de muertos por el seísmo en Nueva Zelanda llegará a 200

  • Las autoridades rebajan a 50 las personas que todavía están desaparecidas

Las autoridades de Nueva Zelanda anunciaron ayer que el balance final de muertos por el terremoto de Christchurch llegará a 200, mientras los equipos de rescate siguen buscando entre las ruinas a unos 50 desaparecidos.

El jefe de la Policía en el condado de Canterbury, Dave Cliff, situó en 147 la cifra provisional de muertos, rebajó a unas 50 las personas de las que no sabe nada desde el seísmo del martes, y clarificó así una discrepancia anterior entre los datos. "Serán al menos 200 los fallecidos, posiblemente más", pronosticó el responsable policial.

Cliff también explicó que el proceso de identificación de las víctimas está siendo muy laborioso, y pidió paciencia a las familias que llevan días esperando saber algo de sus seres queridos.

Por sexto día consecutivo, los equipos de rescate continúan removiendo los escombros en busca de los desaparecidos en Christchurch, donde las misas del domingo estuvieron dedicadas a las víctimas.

Los socorristas, ayudados por casi 700 compañeros de todo el mundo desplazados a Nueva Zelanda, llevan desde el miércoles sin detectar señales de vida bajo las ruinas de los edificios que derrumbó el temblor de 6,3 grados de magnitud en la escala Richter.

Sin embargo, la mayoría se resiste a perder la esperanza de encontrar a alguien con vida. "Estamos buscando por todos lados a posibles supervivientes, aunque somos conscientes de que eso será un milagro", indicó el coordinador del operativo de salvamento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios