Búsqueda Yulen en Málaga Sin descanso en el Dolmen del Cerro Corona

  • Los equipos que conforman el dispositivo llevan dos noches trabajando

Rescate del pequeño Yulen en Totalán Rescate del pequeño Yulen en Totalán

Rescate del pequeño Yulen en Totalán / Javier Albiñana

La noche fue larga y dura. Muy fría. Los bomberos que se encontraban en el Dolmen de Cerro de la Corona sólo pidieron un café caliente para continuar con el trabajo antes de que llegase el amanecer. Barajaron diferentes alternativas y le dieron muchas vueltas a la cabeza para tratar de llegar hasta el hueco donde supuestamente se encuentra Yulen. Localizar, acceder y rescatar eran el único pensamiento.

En el centro de operaciones, junto a los efectivos del Consorcio Provincial de Bomberos, estaban los agentes de la Guardia Civil coordinando el dispositivo. Con ellos, funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía, de la Policía Autonómica y personal de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) así como de Protección Civil. Un centenar de personas trabajando todos a una con una única estrategia: llegar hasta Julen en las mejores condiciones.

Infografía del dispositivo para el rescate de Yulen en Totalán. Infografía del dispositivo para el rescate de Yulen en Totalán.

Infografía del dispositivo para el rescate de Yulen en Totalán. / Departamento de Infografía

Actuaciones lentas pero seguras, hay que extremar las precauciones. En el lugar del suceso, también se encontraba un equipo del Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Desastres (GIPED) del Colegio de Psicólogos de Andalucía para atender a los padres de Yulen y Vicky, así como a otros familiares cercanos. Pasaron buena parte de la noche y del día junto al pozo, sin despegarse, a pesar de que les recomendaron que se marcharan a su casa a descansar.

Muy cerca del cruce que hay hacia la carretera de Olías se encuentra el carril por el que llegó la trampa para Yulen. En la vía decenas de periodistas se apostaban deseando conocer las noticias que llegaban de arriba. Era constante el trasiego de vehículos que subían y bajaban, aunando esfuerzos en un trabajo conjunto por rescatar al pequeño. Empresas de construcción también se ofrecieron voluntarias a ayudar.

Durante la mañana no cesaban las alternativas y surgían tres vías de esperanza. A última hora, los equipos que conforman el operativo seguían trabajando. Una pesadilla que ya sufren durante dos noches los padres de Yulen. El domingo habían ido a este paraje de Totalán a disfrutar de una paella con otra pareja de amigos. Hasta la hora en que sonó la dura llamada al 112 con la que empezaba todo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios