CD Guadalcacín-UP Viso Hasta el rabo todo es toro (1-1)

  • El Guadalcacín, con más empuje que juego, salva un punto en el descuento ante un rácano Viso

Como el que la sigue la consigue, el Guadalcacín encontró recompensa en el descuento del estreno liguero y el gol de Pablo Gil en el minuto 94 evitó una derrota que hubiera sido injusta porque el Viso no hizo mucho más que los azules: aprovechó su primera y única llegada en el primer tiempo y luego especuló con el marcador y tiró del otro fútbol para bajar el ritmo del partido, pagando su racanería en el alargue.

El Guada dejó claro que le queda mucho por recorrer y solo con el marcador en contra se liberó y trató de irse arriba, aunque si llegó el empate fue más por empuje que por juego. En la primera mitad los azules regalaron la posesión al Viso, esperando en campo propio, y cuando recuperaban el balón el camino hacia la portería sevillana era una insuperable cuesta arriba. Mejoró el equipo en la segunda mitad, aprovechando también que el Viso rehuyó el ataque, y los cambios de Galiano -sobre todo la entrada de Casares- revitalizaron al equipo.

Formó en su estreno oficial en el banquillo el nuevo entrenador del Guada con Diego y Pablo Giraldo en los laterales y Gónez y Domingo en el eje de la zaga; por delante, Fernando, con Pablo Gil por la derecha y Javi Gil por la izquierda, con Barberá en punta. Y en la primera mitad el equipo anduvo a verlas venir, creciéndose poco a poco en defensa pero sin aparecer en ataque.

El frontón de la primera mitad mantuvo a los porteros inéditos hasta que en el 35, un despeje que parecía fácil lo estrelló Domingo en Fran, el balon quedó muerto para la entrada de Barrios, cuyo remate a bocajarro lo tapó Miguel Ángel Díaz pero el balón franco para Salvat, que marcó a placer con las protestas de los futbolistas locales, que se quejaban de falta a Domingo cuando el central trataba de recuperar la posición.

No hubo más en la primera mitad y en la segunda el Guada dio un paso adelante, presionando más arriba pero los parones continuos impidieron la continuidad en el juego y la falta de ritmo. Sí estuvo el choque más competido porque a los locales no les quedaba más remedio que irse arriba, y los azules ganaron con la incorporación de Casares, aunque los balones colgados eran caramelos para Álex.

Con Lichi, capitán visitante, en continua tertulia con el asistente de tribuna, el Viso nadaba y guardaba la ropa y Galiano se la jugó con tres centrales, mandando a su equipo arriba. Pudo sentenciar Kevin pero su disparo se fue alto y pudo empatar Gómez en un saque de esquina, pero su cabezazo en el segundo palo se fue alto. Y el partido se moría cuando un centro desde la derecha de Casares lo bajó Juanje al borde del área, donde Pablo Gil enganchó un zurdazo que premió la insistencia de unos y castigó el conformismo de otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios