La crítica

El duende lorquiano de Eva

  • La soleá de Eva La Yerbabuena deja el mejor sabor de boca para el cierre del XVII Festival de Jerez

Eva Yerbabuena cerró ayer la XVII edición del Festival de Jerez con su particular homenaje a Lorca. La bailaora nos acerca al universo lorquiano a través de la personalidad del poeta, y para ello transita, a veces mediante un sentido metafórico y otras mucho más directo, por las características de su obra y las contradicciones que marcaron su vida.

A primera vista, y si desconocemos la biografía del escritor todo puede parecernos un tanto extravagante, sumiéndonos en un climax monótono e incluso aburrido, por qué no decirlo (principalmente por su extensión, ya que determinados números sobran). Pero no, todo tiene su explicación, y ahí está el éxito de la Yerbabuena, saber introducir y adaptar para este último espectáculo los elementos de la vida de García Lorca. Así, encontramos alusiones a su infancia, la vitalidad arrolladora en contraposición con el sentimiento de frustración, la homosexualidad, la libertad, la naturaleza, sus encuentros con el flamenco, con Dalí, con Picasso... Pocas cosas se le escapan a Eva Yerbabuena para rendir tributo a una de las personalidades más complejas de la literatura.

Sin embargo, y en contraposición con su anterior espectáculo, 'Cuando yo era...', la bailaora, que ha vuelto recientemente a los escenarios tras algo más de un año apartada, nos regala pasajes en los que se resumen sus dotes como artista. Basta con verlos para obviar todo lo demás. Al que le guste lo más tradicional se puede alimentar tranquilamente con esos dos bailes, tangos y soleá, para enmarcar, sobre todo el segundo, y el que opte por ir más allá, por centrarse en la escenografía y en detalles coreográficos también tiene condimentos suficientes. Cuestión de gustos.

Lo cierto es que Eva demostró una vez más su superioridad cuando baila por derecho. A la soleá le fue quitando el envoltorio con una fuerza inusitada, con enjundia, mirando al cielo, parándose, braceando como los ángeles y hasta con carretillas inverosímiles. Cualquier calificativo se quedaría corto para describir su exhibición, rellena de tintes clásicos y elementos de cosecha propia, porque en las coreografías, como se aprecia en toda la obra, es punto y aparte.

Igualmente la disfrutamos por tangos, arropada por los aires trianeros que imprimían José Valencia, El Extremeño y Jeromo Segura, extraordinarios durante toda la noche, y obsequiando al público con una amalgama de palos y estilos, desde la bulería, a las serranas pasando por soleá, la vidalita y algún que otro detalle morentiano, que no podía faltar en este recuerdo a Lorca y por ende, Granada.

Mención aparte son los detalles escogidos, por ejemplo la voz en off de Juan Diego, la composición musical de Paco Jarana, acorde con las situaciones, y un cuerpo de baile atrevido, valiente y contemporáneo con artistas, como el caso de Eduardo Guerrero, un bailaor desaprovechado porque tiene cualidades y hechuras para sobresalir en solitario. No falta el toque personal, como el juego de sonidos con las campanas llevado a cabo por Mercedes de Córdoba, María Moreno y Lorena Franco que nos recuerda a aquella coreografía titulada 'El reñidero' en la que asistíamos a una auténtica pelea de gallos en 'Cuando yo era...'.

Baile

Federico según lorca  

Baile: Eva Yerbabuena. Cuerpo de baile: Mercedes de Córdoba, Lorena Franco, María Moreno, Eduardo Guerrero, Cristian Lozano, Moisés Navarro y Asime Can Özözer (figuración especial). Guitarra: Paco Jarana. Cante: Enrique El Extremeño, José Valencia y Jeromo Segura. Percusión: Antonio Coronel y Raúl Domínguez. Dirección, idea original y coreografía: Eva Yerbabuena. Creación y dirección musical: Paco Jarana. Voz en off: Juan Diego. Diseño de escenografía: Vicente Palacios. Diseño y realización de vestuario: López de Santos. Diseño de Iluminación: Fernando Martín. Asesor textos del espectáculo: Horacio García. Coordinación técnica: Manu Meñaca. Títere: Sandra Díaz. Vídeo Proyecciones: Ático 7. Dirección de producción: Cristóbal Ortega. Técnicos de sonido: Manu Meñaca y Ángel Ollala. Técnico de iluminación: Fernando Martín.  Regiduría/maquinaria: Daniel Estrada. Vestuario: Gabriel Portillo. Zapatos: Begoña Cervera. Día: 9 de marzo. Lugar: Teatro Villamarta. Aforo: Lleno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios