Jerez

Andrew Tan anuncia "el comienzo de una nueva era" para la antigua Domecq

  • El magnate filipino dueño del Grupo Emperador celebra en Jerez la compra de Fundador, Terry y Harveys Transmite tranquilidad a directivos y trabajadores, a los que traslada que "trabajaré para expandir el vino y el brandy por toda Asia"

El sábado cerró la compra en Madrid y el lunes visitó la bodega en Jerez para estampar su firma en una bota de brandy Fundador, en la que dejó escrito: "Una nueva era comienza". El magnate filipino Andrew L. Tan no dejó pasar la oportunidad de conocer las instalaciones de Fundador Pedro Domecq en el Arroyo durante su corta estancia en España para cerrar la adquisición a Beam Suntory de las marcas y los centros de producción en Jerez y Tomelloso de la antigua bodega Domecq, operación cifrada en 275 millones de euros.

El empresario que atesora una de las mayores fortunas de Filipinas se quedó prendado de la bodega La Mezquita, tradicionalmente destinada a la crianza de brandy, durante una visita en la que tuvo su primera toma de contacto con los directivos y representantes de los trabajadores en los centros de producción de la ciudad, a los que transmitió muy buenas vibraciones sobre el futuro de los negocios del vino y el brandy de Jerez recién adquiridos.

El Grupo Emperador espera completar el cambio de titularidad -la integración a efectos contables ya se ha hecho efectiva- antes de final de febrero y, según trasladaron a directivos y comité de empresa de Beam Suntory en Jerez -con una plantilla de unos 160 trabajadores, a los que se suma otra quincena de la destilería de Tomelloso-, el cambio es para bien y no será traumático.

El mensaje plasmado por el multimillonario de origen chino en la firma protocolaria de la bota -"Una nueva era comienza"- es una declaración de intenciones. Tan -división de licores del conglomerado Alliance Global Group- recaló en Jerez acompañado de su hijo Kevin y de Winston Co, CEO director de Emperador Inc. que dejó escrito en otra bota el lema de la compañía 'Sa totoong tagumpay' ('para el éxito real').

Ambas frases resumen la apuesta por Jerez que el magnate filipino ha convertido en seña de identidad de sus destilados como distintivo de calidad y que trasladó a empleados y directivos al asegurar que "Emperador se empleará a fondo para expandir el mercado del brandy y el vino de Jerez en diferentes partes de Asia".

"Vine a Jerez hace 33 años para aprender como elaborar brandy y desde entonces, el brandy ha estado muy cerca de mi corazón", explicó el empresario de origen chino, quien según informa la compañía en una nota confesó que "hace 42 años, en la tarde de mi graduación por la Universidad de Filipinas, mi padre estaba tan contento que abrió y se acabó tres botellas de 'Fundador' con sus mejores amigos. Desde entonces, 'Fundador' ha estado siempre en el fondo de nuestros recuerdos porque fue siempre parte de nuestras celebraciones".

Su pasión por el brandy de Jerez va más allá del valor sentimental de 'Fundador', y así lo demostró por su visita, en la que también dio sobradas muestras de su satisfacción por la compra de otras marcas del destilado jerezano también importantes como 'Tres Cepas', líder en Guinea Ecuatorial, y 'Centenario' de Terry.

En sus sucesivos cambios de manos, la antigua bodega Domecq perdió marcas emblemáticas de vinos de Jerez como la gama del fino 'La Ina', hoy día en manos de Grupo Caballero-Lustau; los VORS '51 1ª', 'Sibarita', 'Capuchinos', 'Venerable', en poder de Osborne, que también se quedó con los brandies 'Carlos I' y 'Carlos III'. Pero Beam Suntory mantiene la gama de jereces de 'Terry' y los vinos de Harvey's, entre los que tiene especial importancia el 'Bristol Cream', el vino de Jerez más vendido en el Reino Unido, uno de los mercados estratégicos para el Grupo Emperador, que el año pasado cerró la compra de White and Mackay Limited, la quinta destilería de whisky escocés que da una idea del ambicioso proyecto de expansión emprendido por la compañía filipina.

En líneas generales, el sector bodeguero jerezano ve con muy buenos ojos el desembarco de Emperador en el Marco, inversión que puede dar un fuerte impulso a las ventas del brandy de Jerez en el mercado filipino, su principal destino fuera de España con unos cuatro millones de litros, y que también puede contribuir a recuperar el prestigio de la Denominación de Origen del destilado jerezano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios