Jerez

Los 'Bomvinos' de 'La Rosa de Oro', premiados

  • Unir vino y chocolate es la apuesta de esta pastelería jerezana que ha recibido el segundo premio de 'Rediseña tu comercio'

Comentarios 5

Chocolate y vino, ¿alguien pide más? Para el jurado de la IV Edición de los Premios Rediseña tu comercio, organizados por la Confederación Empresarial de Comercio de Andalucía (CECA) y la Fundación y Obra Social de Cajasol, esta 'pecaminosa' combinación es más que suficiente.

Hace ya dos años y medio que la histórica pastelería jerezana 'La Rosa de Oro', fundada en 1928 y que a día de hoy cuenta con cuatro establecimientos en distintos puntos de la ciudad, sacó al mercado tres de sus productos estrella "para que la ciudad tuviese un postre propio": la 'Tarta típica de Jerez', elaborada gracias a una receta jerezana-andalusí del siglo XIII; el 'Catavinos de chocolate' y los 'Bomvinos'. Estas dos últimas delicias chocolateras le han valido el segundo premio a la implantación de I+D+i en el pequeño comercio, una de las cuatro categorías del certamen. La recogida de los galardones tuvo lugar el pasado jueves 8 de julio en la sede central de Cajasol en Sevilla.

Es posible que se pregunten por qué son tan especiales estos bombones. Elisabeth Jiménez, adjunta a la dirección de la pastelería, que también es bombonería, heladería y cafetería, lo tiene claro: "Porque son únicos en todo el mundo".

El 'Catavinos' y los 'Bomvinos' unen dos culturas milenarias. De ahí, el juego de palabras. El relleno de cualquier bombón, ya sea praliné, avellana o licor, es una masa viscosa que ya en el primer bocado se funde con la textura del mismo chocolate. 'La Rosa de Oro', intentando superar la viscosidad, ha sido pionera en ofrecer un relleno completamente líquido. "Vino envuelto en chocolate. Tal cual". Así lo define Elisabeth. Sus 'Bomvinos' contienen Pedro Ximénez, oloroso y fino; todos ellos vinos de la región, porque para esta pastelería es "muy importante centrar su negocio en la ciudad".

La receta a simple vista parece sencilla. El truco está en elaborar artesanalmente una cápsula que impida que se fundan los dos sabores, luego rellenarla con vino y, finalmente, cubrirla de chocolate. Voilá.

Desde la pastelería recomiendan meterse el bombón entero en la boca "para que no te chorree" y aseguran que "a los guiris les encanta" . Están relativamente contentos con la acogida que están teniendo ambos productos. "El 'Catavinos de chocolate', que tiene las medidas especiales de los catavinos típicos de la ciudad, se nos ocurrió como un homenaje al vino y está yendo bastante bien. No nos podemos quejar con los tiempos que corren", dice Elisabeth.

'La Rosa de Oro' se enteró del concurso gracias a las circulares que la Asociación de Comerciantes de Jerez (Acoje) envió a todos sus asociados. Su presidente, Fernando Manuel García, que se confiesa "un auténtico chocolatero", es consciente del buen lugar en que un premio como éste deja a la ciudad. "El sabor de 'La Rosa de Oro' es incomparable, han marcado estilo y sirven de ejemplo. ¡Fueron también los primeros en vender Roscón de Reyes en Navidad!".

El galardón está expuesto desde ayer en el escaparate de la tienda de la calle Consistorio. Pero, como la temporada de los bombones no empieza hasta octubre, por aquello de que al sol se derriten, Elisabeth dice que lo quitará en unos días: "No podemos alardear de un producto que no hacemos en verano; el sofocante calor de esta ciudad es lo que tiene".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios