Cáritas Jerez "Basta ya a la falta de vivienda digna para las personas sin hogar"

  • Cáritas presenta la campaña ‘¿Y tú qué dices? Di basta. Ni un solo sin hogar’, dedicada a este colectivo en exclusión

  • Denuncia las listas de espera "interminables" que hay en Jerez para el alquiler social

Presentación ayer en rueda de prensa de la campaña de personas sin hogar de Cáritas Jerez. Presentación ayer en rueda de prensa de la campaña de personas sin hogar de Cáritas Jerez.

Presentación ayer en rueda de prensa de la campaña de personas sin hogar de Cáritas Jerez. / Miguel Ángel González (Jerez)

Su adicción al juego y al alcohol le hicieron caer en la “telaraña” de la exclusión social. “Crucé sin darme cuenta la fina línea que divide a la sociedad y me dejé atrapar yo solo. Levanté un muro y no dejaba entrar a nadie, viviendo una vida falsa y engañosa”, confiesa Tomás Bermúdez, una de tantas personas sin hogar que un buen día encontró en el centro de día El Salvador “al padre y la madre que no tenía cuando vagaba por las calles”. “Ahora sé que no estoy solo, me siento apoyado por esta gran familia (...); sé que tengo derecho a un techo y a un trabajo, a tener una vida digna y siento que me quedan años de felicidad para recuperar el amor y a los seres queridos” porque “no por carecer de techo somos menos que otros”.

La “gran familia” de ‘El Salvador’ ha ayudado a Bermúdez a superar sus adicciones y recuperar la confianza. “Me siento persona y me siento útil para la sociedad”, afirma este participante del centro de día que gestionan Cáritas y las Hijas de la Caridad, a los que la experiencia de esta persona sin hogar, como a todos los que luchan por una sociedad más humana, insufla ánimos y fuerzas.

El testimonio de Bermúdez es un mensaje de esperanza que Cáritas Diocesanas de Asidonia-Jerez quiso compartir ayer en vísperas de la celebración este domingo del Día de las Personas Sin Hogar durante la presentación de la campaña anual dedicada a este colectivo en exclusión, la vigésimo sexta que realiza esta organización bajo el lema, este año: ‘¿Y tú que dices? Di basta. Nadie sin hogar’.

Cáritas pide voluntad política y social para acabar con el 'sinhogarismo'

La campaña encierra un mensaje claro y rotundo que reclama respeto a los derechos de las personas sin hogar o que viven en infraviviendas en un intento de sensibilizar a la ciudadanía y a las administraciones públicas de la posibilidad de acabar con esta situación “con la implicación de todos”, indicó el director de Cáritas Jerez, Francisco Domouso.

“Las administraciones tienen que facilitar una vivienda tanto a las personas en situación de calle como a las que están en infraviviendas, un problema que se agudiza en el casco histórico de Jerez”, y los ciudadanos pueden ayudar “cambiando su mirada hacia las personas sin hogar”, dijo Domouso, quien compareció en rueda de prensa acompañado de Tomás Bermúdez y de la coordinadora del programa de personas sin hogar de Cáritas Jerez, Isabel Pérez.

“En una sociedad en la que el bien común está en retroceso y en la que se está perdiendo el Estado de bienestar, hay que plantearse qué sociedad queremos”, enfatizó el responsable de Cáritas, quien haciendo alusión al lema de la campaña apeló a decir “basta ya a la constante vulneración de derechos; basta ya a la falta de un parque de viviendas dignas; basta ya a la invisibilidad como grupo”.

La entidad califica de “escandaloso” el recorte en políticas sociales del presupuesto de la Junta

Francisco Domouso hizo extensivo su llamamiento a la implicación de los medios de comunicación, entidades sociales y las propias personas sin hogar, aunque se mostró especialmente crítico con la Administración local y autonómica, tanto por la falta de vivienda pública como por la austeridad de las políticas sociales.

En su opinión, la falta de vivienda pública para el alquiler social es uno de los grandes problemas que afectan al conjunto de la ciudadanía y, sobre todo, a las personas en exclusión, colectivo este último que se enfrenta a la dificultad añadida de poder alquilar, entre otros motivos, por el precio desorbitado de estos alquileres.

En el caso concreto de Jerez, el responsable de Cáritas denunció que la “lista de espera interminable” que hay en Emuvijesa (empresa municipal de vivienda) para acceder o alquilar una vivienda, por lo que reclamó al Ayuntamiento soluciones dignas “en lugar se seguir frustrando a los ciudadanos con este engaño social”.

El problema se extiende por toda Europa, “donde ya hay once millones de hogares que carecen de condiciones adecuadas”, mientras que en España, según el censo de 2017, las personas en situación de calle ascienden a 33.275. Las Cáritas andaluzas atienden a 6.000 de estas personas sin hogar, colectivo prioritario al que dedican el 10% de su presupuesto, que se nutre en un 30% de recursos propios, mientras que el resto son recursos públicos, aunque la inmensa mayoría proceden de los contribuyentes que marcan la casilla del IRPF para acción social.

En este sentido, el director de Cáritas Jerez aludió a la falta de voluntad política, en este caso de la Administración autonómica, que se aprecia en el “escandaloso” recorte del presupuesto andaluz para acción social en los últimos cuatros años, que a su juicio obedece al “chollo que se ha encontrado con la Junta de Andalucía con el IRPF”. Según Domouso, la Junta sólo aporta de sus fondos un 18% del 70% del presupuesto procedente de recursos públicos. Los datos expuestos reflejan “poca evolución en la vulneración de derechos” y dan cuenta del “grave problema de vivienda que existe para cualquier persona en exclusión”, apostilló el director de la entidad social.

Para Silvia Pérez, “nuestra sociedad tiende a expulsar y alejar a estas personas, llegándolas a considerar parte del mobiliario urbano”. De su experiencia como coordinadora del programa de personas sin hogar extrae que “aquello que genera más sufrimiento en las personas es la falta de respuestas a sus necesidades y a sus sueños, lo que hace necesarias respuestas fundamentadas en el ejercicio de sus derechos, evitando los parches”. Para acabar con el ‘sinhogarismo’, Pérez aboga por impulsar “políticas públicas de vivienda, una mirada de derechos que evite culpabilizar a este colectivo y sobre todo, poner el acento en el acompañamiento para crear procesos de inclusión que pongan a la persona en el centro”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios