Jerez

Comienzan las obras del nuevo edificio de la Seguridad Social

  • El futuro inmueble constará de dos plantas en superficie y un sótano, un piso menos de lo establecido en la licitación

  • La construcción comenzó el pasado lunes, tras 15 años de espera

Las primeras máquinas llegan a la parcela, situada en la avenida de Arcos, para comenzar a preparar el terreno. Las primeras máquinas llegan a la parcela, situada en la avenida de Arcos, para comenzar a preparar el terreno.

Las primeras máquinas llegan a la parcela, situada en la avenida de Arcos, para comenzar a preparar el terreno. / pascual

Ya está en marcha la construcción del futuro edificio de la Seguridad Social situado en la avenida de Arcos. Concretamente, el inmueble se levantará en la parcela localizada entre las avenidas Rafael Verdú y Universidad, junto a la famosa estación de lavado de automóviles. El nuevo edificio albergará tanto las oficinas de Tesorería General de la Seguridad Social como las del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), situadas en la calle Ancha y Eguilaz, respectivamente. Ambas dejarán de funcionar en sus céntricos enclaves para comenzar a funcionar en este nuevo inmueble, dando así una mejor cobertura a las necesidades de ambas oficinas.

El edificio contará, según José Manuel Mera, encargado de la obra, "con tres plantas, de las cuales una será un sótano y dos en superficie". Un dato que difiere del proyecto que salió a licitación el pasado año 2017, en el que constaba que el edificio estaba compuesto por tres plantas en superficie. En cualquier caso, y como ya anunció el antiguo delegado del gobierno, Antonio Sanz, en la nueva oficina se ubicarán 52 empleados de la Tesorería General y 36 correspondientes al centro de atención e información de la Seguridad Social. Un nuevo modelo en la ciudad que mejorará la atención al ciudadano e "incidirá en una mayor eficiencia en la Administración de la Seguridad Social", según afirmó Sanz el pasado año.

Precisamente, fue hace justo un año, en el mes de septiembre del pasado 2017, cuando el extinto Ministerio de Empleo y Seguridad Social sacó a licitación esta obra, con un presupuesto base de 10,5 millones de euros, según el Boletín Oficial del Estado (BOE). No fue hasta el pasado mes de marzo, seis meses después, cuando el BOE anunciaba la adjudicación de la obra a la empresa Seranco, S.A., tras competir con 44 empresas más que optaron a su construcción. El importe total se ha tasado en 4,5 millones de euros, 6 millones menos del presupuesto base de licitación. También, explica José Manuel Mera, los plazos de ejecución especificados en el BOE no se corresponden con la realidad. "El edificio estará terminado en algo más de un año y medio", cuenta Mera. Es decir, podría estar finalizado en los meses de abril o mayo de 2020 o, a más tardar, antes de finalizar el año.

El inicio de este proyecto que se está llevando a cabo, y que tiene como finalidad la unificación de la prestación de servicios de la Seguridad Social, supone el fin a una larga espera. La intención de construir las nuevas oficinas en este enclave se anunció hace 16 años, aunque no fue hasta el año 2004 cuando la Seguridad Social adquirió esta parcela que entonces pertenecía a la desaparecida Gerencia de Urbanismo. El proyecto permaneció en el cajón seis años más, hasta que en 2010 el Instituto Nacional de la Seguridad Social recibiese la pertinente licencia de construcción. De hecho, ese mismo año fue cuando se anunció que se comenzarían las obras transcurridos seis meses, con un plazo de finalización marcado a finales de 2012 o principios de 2013. Finalmente, como es sabido, la licitación salió siete años más tarde de lo planteado y no ha sido hasta el 2018 cuando se ha comenzado a trabajar en un proyecto que, por muchos años, quedó en el olvido de la administración.

La zona elegida para levantar el inmueble ha cambiado mucho en los últimos 16 años, que fue cuando se decidió desplazar las oficinas hasta el lugar. Ahora, frente al futuro edificio de la Seguridad Social, se encuentra el campus de la Universidad de Cádiz y frente a él las recién construidas, aunque no finalizadas, comisarías de Policía Nacional y Local, en la parcela donde se situaba la antigua cárcel. Con todo ello, la zona, que ya se había constituido como un lugar con mucha vida, se convertirá próximamente en uno de los centros neurálgicos administrativos de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios