Jerez

Comienzan los trámites para deslindar el río de Bornos a Jerez

  • La delegación provincial de Medio Ambiente buscará un acuerdo de mínimos con los 300 propietarios de las 420 parcelas que se ubican en la ribera del Guadalete

Comentarios 2

Silvia López, delegada provincial de Medio Ambiente, anunció ayer el inicio inmediato de las conversaciones con los 300 propietarios que ocupan las 420 parcelas que se ubican en las riberas del río Guadalete, concretamente en el tramo comprendido entre el municipio de Bornos y la barriada rural jerezana de La Corta. En total se trata de más de 70 kilómetros de río cuyas riberas volverán a adquirir el carácter público que perdió debido a algunas actuaciones rayanas en el disparate, tales como ocupar una orilla de río y hacerla propiedad particular.

La delegada provincial, Silvia López, confesaba ayer, de visita a la Feria del Caballo, que no iba a ser fácil, si bien destacó el ya referido inicio inmediato de las negociaciones con los 300 propietarios para alcanzar lo que ella misma denominó como "un acuerdo base de mínimos" sobre el cual comenzar a trabajar.

Los objetivos de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía sobre el río Guadalete pasan especialmente en dos asuntos esenciales. De un lado se encuentra la recuperación del meandro de La Junta de los Ríos y, de otro, la adecuación del sendero pluvial del río a su paso por Jerez, actuación que sirvió, entre otras cosas, para limpiar de eucaliptos las riberas del río y para ampliar el cauce. A estas labores ya se une también el deslinde del río en su cauce medio-bajo. La propia delegada provincial recordaba ayer que en 1994 se actuó en el deslinde del río entre los pantanos de Zahara y de Bornos, lo que supuso actuaciones sobre 50 kilómetros. La intervención prevista entre Bornos y La Corta supone otros 70 kilómetros más. Una vez concluidos estos trabajos se habrá actuado sobre el 75% del curso del río.

La gran duda radica en conocer el momento en que comenzarán los trabajos. A este respecto Silvia López recordó su intención de alcanzar un acuerdo de mínimos con 300 propietarios que en mayor o menor medida se han establecido demasiado cerca del río. El ánimo, según vino a decir la delegada provincial de Medio Ambiente, no es ni mucho menos pelear con los parcelistas, sino alcanzar el referido acuerdo antes de que concluya el año en curso y empezar los trabajos de recuperación de la ribera.

Uno de los grandes objetivos pasa por lo que se suele denominar como "devolverle a la ciudad el río" con la creación de espacios recreativos que, a su vez, supongan una fuente de riqueza en el término municipal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios