Jerez

Día de la Mujer y Día del Libro Infantil

LAS entregas mensuales a las que se debe nuestro Suplemento de Educación y, por lo tanto, esta página de Literatura Infantil y Juvenil, nos hace que tengamos ya que hablar del mes que viene porque cuando publiquemos la entrega correspondiente habrá pasado el 2 de abril, Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil.

Durante muchos años hemos publicado el texto seleccionado para celebrar el día en cuestión, pero este año por su extensión, tenemos que quedarnos solo con las ganas, aunque eso sí os enviamos a la página web de OEPLI (http://www.oepli.org/) donde se puede encontrar o en mi blog, donde ya está recogido.

Y, lo que son las casualidades, hoy es el Día Internacional de la Mujer y no vendría nada mal juntar las celebraciones porque los libros y la coeducación tienen momentos de amistad y grandes momentos de enfado. Sin ir más lejos, el texto de celebración del que hablaba en el párrafo anterior y que lo firma la brasileña Luciana Sandroni.

En el mismo, encontramos a una pequeña que se va a hacer el carné de lectora en la biblioteca y le atiende muy amable la bibliotecaria. Esta se va a contestar el teléfono y "dejó a la niña con la tan difícil tarea de elegir un único libro en la infinidad de estantes". A partir de ahí, los libros, o mejor los personajes, de los que habla son los clásicos empezando con el Gato con botas y "las princesas", los personajes de Andersen con bailarina y soldadito que está dispuesto a defender a todas cuando aparece el lobo: "- Yo les protejo - dijo valientemente el Soldadito de Plomo."

En un lío de libros y personajes, la niña sale de la biblioteca con un libro de Blancanieves y las princesas, lobo, gato y patito feo en la mochila. Le añade algunos personajes brasileños: "el Sací, el Caipora, una muñeca de tela que no para de hablar, un niño muy loquito, una niña con una cartera amarilla, otra con la foto de su bisabuela pegada al cuerpo, un pequeño rey mandón."

Alguien puede pensar que es hilar muy fino, incluso pasarse, pero hasta en la relación de personajes brasileños tenemos dos masculinos con nombre propio, una charlatana, dos poco activas uno activo ("loquito") y uno poderoso (rey). Y el colmo es que el dibujo que acompaña al texto, aunque tuviera como protagonista a una niña, es el de un niño en una suerte de reproducción de ese momento tan masculino que es "La creación de Adán", en este caso del lector.

Cuando la fantasía infantil se alimenta de estereotipos como estos: princesas que son salvadas solo si aparece un príncipe, personajes masculinos poderosos, personajes femeninos pesados y atontados, personajes masculinos activos y atrevidos y valientes,... entonces se están transmitiendo también unos valores. Y lo peor es que alguien defienda esto porque es la tradición. Primero que la tradición no es nunca un argumento (¿o alguien quiere que empecemos a enumerar tradiciones con las que se debería haber acabado?) y segundo que en montones de cuentos clásicos los personajes femeninos no han sido de este corte machista: ni en los de animales (la cabrita y sus siete cabritillos), ni en los de personas (la casita de chocolate), ni en los fantásticos (tantas heroínas, brujas, reinas, hadas y viejecitas con poderes). Por eso hay que buscar y tener en cuenta que ningún cuento, libro o historia es "neutro" ni inocente, y si hay algunos un poco "tocados" por esta pega, que haya otros muchos que compensen. Por eso no quiero terminar este artículo y día sin recomendar otra vez el libro de Raquel Díaz Reguera "¿Hay algo más aburrido que ser una princesa rosa?" y las actividades a que ha dado lugar, con propuesta propia en su blog.

Por si alguien no quedó satisfecho con lo que se hizo este día y mañana, que es 9, quiere seguir reivindicando lo que este día conlleva: "todas las mujeres, todos los días, todos los derechos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios