Jerez

El Hotel Palmera cierra definitivamente seis meses después de su reapertura

  • Los veinticuatro trabajadores han recibido una carta de despido y ahora deberán demandar y acudir al juzgado.

Definitivamente, el Hotel Vita Palmera Plaza ha cerrado sus puertas seis meses después de su repertura, celebrada por todo lo alto el pasado 20 de mayo. Con la clausura, se quedan sin empleo los 24 trabajadores que conformaban su plantilla, que ha recibido hace unos días la pertinente carta de despido y ahora tendrán que arreglar su situación laboral en los juzgados. La carta fue entregada por un empleado de un hotel que la misma cadena tiene en Chipiona y que hizo las veces de representante legal.

Antonio Ortega, del despacho Laborum, aseguraba ayer al respecto que a partir de ahora los empleados presentarán una demanda por despido “para poder optar a la prestación por desempleo” y para cobrar “las nóminas que tienen pendientes” y que van desde junio de 2014 hasta el pasado 15 de octubre, fecha recogida en la citada carta de despido. 

Dicha documentación recoge que el motivo del despido es “falta de rendimiento en el trabajo”, una causa que ha indignado a los propios empleados, ya que acumulaban varios meses de trabajo sin percibir su salario. Desde el despacho de abogados que lleva el tema a varios de esos empleados, Laborum, se reconocía ayer que presentarán demandas contra la propia empresa por la que estaban contratados, Halepensis SL, pero además lo harán contra la cadena hotelera, Vita Hoteliers, e incluso por dos de las empresas que facturaban a esta cadena, Cymar Gestión Hotelera SL y Exclusive Marketing Hotel Tourism Leisure SL, dentro de lo que se conoce como responsabilidad solidaria.

Los servicios jurídicos consideran que esta maniobra terminará en la llegada de una nueva empresa dentro de unos meses, por ello ya han advertido que ampliarán la demanda tanto si hay o no sentencia cuando esto suceda.

Con este cierre la plantilla de trabajadores vuelve a revivir la situación que ya sufriera en 2013 cuando la anterior empresa que gestionaba el hotel les dejó a deber varias mensualidades.

Entretanto, el hotel permanece cerrado desde hace casi una semana, tras cortarle el suministro eléctrico y el del gas. La empresa Vita Hoteliers procedió hace unos días al embalaje de gran parte del material y desde entonces varios guardias de seguridad velan por la conservación del mismo.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios