Festividad de San Dionisio

Jerez celebra el 750 aniversario de su cristiandad en el día del Patrón

  • El traslado del Pendón protagoniza un año más el calendario festivo entre una gran afluencia de público.

Fue el día en que Alfonso X El Sabio decidió reconquistar la ciudad bajo el manto cristiano, expulsando a la población musulmana de las tierras jerezanas. Tras el suceso histórico, el rey ordenó construir una parroquia en honor a San Dionisio, así como la  del Salvador –hoy Catedral– y cuatro iglesias en honor a los evangelistas como símbolo del triunfo cristiano sobre musulmán. Es la historia que refleja el porqué San Dionisio fue nombrado Patrón de Jerez. De aquel 9 de octubre se cumplieron ayer 750 años, efeméride que la ciudad lleva celebrando a través de exposiciones, conferencias y actos culturales de todo tipo desde hace meses. El gobierno local no quiso dejar pasar la oportunidad de rendir homenaje a ese momento histórico durante el día de ayer.

Y qué mejor forma de conjugar la historia de una ciudad con uno de sus símbolos principales, como es el caballo. Una treintena de sementales recorrió desde las once y media de la mañana el camino que separa a la plaza del Mamelón de la Alameda Vieja. Dentro del complejo monumental del Alcázar, en el Patio de Armas, representaciones de todo el tejido asociativo y cultural de la ciudad asistieron a la izada de la reproducción del Pendón en la Torre del Homenaje, tras unas palabras del comisario del 750 aniversario de la adhesión de Jerez a la Corona de Castilla, Manuel Antonio García Paz. Junto a él, casi en formación, se dispusieron representantes de todos los cuerpos de seguridad, como el Ejército de Tierra, Guardia Civil, Policía Local y Nacional y el Consorcio de Bomberos.

Una vez ondeó la blanquiazul bien alto entre las paredes de la fortaleza, comenzó el desfile de autoridades hacia la iglesia de San Dionisio donde el obispo, José Mazuelos, recibió al cortejo formado por las representaciones culturales, políticas y asociativas más importantes de Jerez, así como un nutrido grupo de niños de Alfonso X El Sabio. Un año más, la delegada municipal de Juventud y Educación, Lidia Menacho, fue la encargada de acompañar al Pendón durante la procesión.

Con los caballos enfilando la plaza de la Asunción en la calle José Luis Diez, las autoridades fueron tomando asiento en la iglesia de San Dionisio esperando la palabra del obispo, José Mazuelos, que dio la bienvenida a los presentes junto al párroco  José Luis Repetto. Tras un breve discurso, Mazuelos dio la palabra a Ignacio Gaztelu, rector del seminario diocesano de San Juan de Ávila y canónigo magistral de la Catedral, quien realizó un extenso recorrido por la historia de Jerez para dar significado y relevancia a la importancia de la “hazaña” realizada por el rey Alfonso X El Sabio al devolver la ciudad a sus raíces cristianas tras expulsar a la población musulmana de las fronteras jerezanas.

Sobre las dos de la tarde y con toda la iglesia en pie, la coral de San Dionisio entonó el himno cristiano ‘Te deum’ –‘A ti, Dios’–. Tras la pieza, el cortejo de la procesión acompañó al Pendón de la ciudad hacia el Cabildo Viejo, lo que vino siendo el atravesar una plaza de la Asunción donde decenas de jerezanos esperaban a que el símbolo jerezano volviera ‘a casa’ tras recorrer las calles del centro. Como tras cualquier procesión, el himno nacional interpretado por la Banda Municipal de Música –que acompañó al cortejo durante todo el recorrido– anunció el final de un acto institucional calcado en forma al de otros años pero con un matiz especial al cumplirse, en esta ocasión literalmente, el 750 aniversario. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios