Jerez

Localizado tras una semana muerto

  • Hallan en la Barriada España a un 'okupa' fallecido, al parecer, por causas naturales

Un agente del Cuerpo Nacional de Policía accede ayer al inmueble donde apareció muerto el hombre de unos 50 años. Un agente del Cuerpo Nacional de Policía accede ayer al inmueble donde apareció muerto el hombre de unos 50 años.

Un agente del Cuerpo Nacional de Policía accede ayer al inmueble donde apareció muerto el hombre de unos 50 años. / vanesa lobo

Un hombre con una edad comprendida entre los 50 y los 53 años fue hallado muerto ayer en el número cuatro de la calle Carmen Requejo Iglesias, en la Barriada España, a apenas unos metros de la parroquia de Fátima, después de que los vecinos se alarmaran por dos hechos: de un lado que hacía tiempo que no le veían y, de otro, el olor a putrefacción que salía de su domicilio en el número 4 de la referida calle.

Fue el propietario de una cercana frutería quien se alarmó en torno a las 12,30 horas del mediodía por esta combinación de hechos. Por tal motivo solicitó ayuda a los servicios de emergencias. Dos coches de bomberos del Consorcio Provincial Contraincendios (distante apenas unos 300 metros) se presentaron en el lugar junto con un coche de patrulla del Cuerpo Nacional de Policía. Según se pudo saber por parte de los actuantes el hombre se encontraba en dicha vivienda en condición de 'okupa', desde hace aproximadamente seis meses.

El hallazgo tuvo lugar a mediodía a apenas unos metros de la parroquia de Fátima

Una vez en el interior del domicilio se confirmó el fallecimiento. El estado en que se encontraron el cadáver (que ya había comenzado a perder líquidos en un proceso que de haber durado más le habría conducido a la momificación) vino a hacer suponer, en una primera instancia, que el fallecimiento se produjo aproximadamente una semana antes.

A este respecto cabe destacar que según recabó este medio del testimonio de los vecinos de la calle hacía aproximadamente dicho plazo, una semana, que no se le veía por la zona. Es más, el propietario de la frutería instó al fallecido a que acudiera a los servicios médicos ya que presentaba una pierna con un color negro realmente preocupante.

Pese a ello, el finado se negó a ello. Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía se pusieron en contacto con el Juzgado en turno de guardia para que procediera al levantamiento del cadáver y descartara la muerte violenta. Igualmente, iniciaron las gestiones para contactar con la familia, que reside al parecer fuera de Jerez.

Todo hace indicar que la muerte se produjo por causas naturales, probablemente por unos serios problemas del sistema circulatorio que le provocaron un colapso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios