ENTREVISTa

"Mantendremos la esencia de Domecq"

  • Luis Estrada, consejero delegado de OM Premium y vicepresidente de Santa María Polo Club

Comentarios 4

Bienvenidos al lujo. Bueno, al lujo y sus paradojas. Porque, ¿sabía el personal que el sector del lujo nada contracorriente y esquiva la crisis año a año? Los números cantan y asombran: En el mundo, el lujo mueve cada año 190.000 millones de euros. De esta tarta, a Europa le corresponde un 75%, aunque a España apenas llega un 1,5%. A final de 2011, el sector cerró con un aumento del 24% y este año, a pesar de que habrá una bajada, se estima que al menos en España aportará 4.500 millones de euros. Andamos, pues, por detrás de alemanes, franceses e italianos, más duchos y experimentados a la hora de vender sus países. España necesita aún tiempo.

Y nadie mejor que el consejero delegado de una sociedad de lujo, Luis Estrada Fernández-Hontoria, a la vez vicepresidente del Santa María Polo Club, en Sotogrande, cuya responsabilidad recae sobre Ramón Mora-Figueroa hijo, para abordar la industria del lujo y sus proyectos hacia el Palacio Domecq, cuya venta se cerró a razón de 4 millones de euros a mediados del pasado noviembre.

- ¿Cómo surge la alianza?

- Recibimos de los responsables de 'Alta Cazuela' un proyecto para su desarrollo que podía tener sentido a través de los eventos del Santa María Polo Club y OM Premium, que abordamos el tema deportivo de polo, golf o caza, que generan eventos para darle un sentido al palacio. OM Premium actúa como un 'tubo' para comercializar y organizar eventos de alto nivel. Es como trasladar la idea de negocio ligado a marcas de prestigio que ya se aplica en Sotogrande al palacio Domecq. Al tiempo, 'Alta Cazuela' cubrirá los servicios en Sotogrande durante los eventos dedicados al polo.

- A un año vista, ¿qué encontraremos en el antiguo palacio?

-Es un plazo adecuado. Organizaremos eventos de alto nivel enfocado a empresas, presentación de productos, reuniones de empresa, la motivación de empresas unida al deporte...

- ¿En la decisión pudo influir algo de nostalgia?

- Nuestra intención es mantener la tradición y esencia de la Casa Domecq, su nombre e historia. Es pronto. Ahora estamos empezando, pero tenemos una ambición: darle también un uso museístico y cultural. Eso lo hacen muchísimos museos, organismos culturales y artísticos, que también ceden sus instalaciones para eventos de empresas. Queremos darle ese barniz cultural y expositivo que es compatible con el uso corporativo y de eventos.

- Lo hacen en el peor momento económico que vive la ciudad.

- Nosotros tenemos un gran cariño por la provincia de Cádiz, la zona de Jerez... Creemos que es la más completa para el turismo. Esta provincia tiene de todo. Es de cariño y de compromiso decidido, porque complementa nuestro negocio de eventos.

- ¿Se ha dado cuenta de la contradicción? Al mismo tiempo que crece el lujo, crecen también el paro y los desahucios.

- La situación ahora es difícil, aquí y en muchísimos sitios. Pero nuestra apuesta es a largo plazo. Ahora hemos hecho una sociedad con una empresa de calidad y prestigio como es 'Alta Cazuela'. Ves que tiene sentido. Es verdad que cualquier inversión que se haga ahora es arriesgada. Pero hay que pensar en el futuro.

- ¿Por qué dice que la imagen de España es positiva cuando estamos como estamos?

-Bueno, nosotros trabajamos fundamentalmente con clientes foráneos. Nuestro objetivo es el cliente habitual del mundo del turismo, multinacionales, empresas extranjeras e incluso, personas individuales. Empresas que continúan funcionando, que se mueven, que siguen promoviendo y vendiendo su marca.

- España puede ser un lujo en sí mismo, sí, pero carecemos de ese arte ancestral que tienen países como Italia o Francia para envolver y vender sus riquezas. ¿Es que no sabemos vender?

- La contaré un caso que nos ocurrió: Después de la celebración del último torneo de polo a nivel internacional en Sotogrande, nos visitaron responsables de una compañía de Shangai que tenía el mayor centro en una zona de lujo basado en el golf. Pero les faltaba una zona ecuestre. Querían que se la gestionáramos, que hiciéramos de management y que contara con un torneo internacional del máximo nivel al año.

- Preguntaba si es que no sabemos vendernos.

- Es que hay que reconocer que Francia e Italia lo han hecho muy bien. Andamos algo atrasados a ellos. Por éso, es necesario aguzar el ingenio; hay mucha gente que está espabilando y otros que se mueven fuera de España. Esto es lo importante, que salgamos, que exportemos.

- ¿El mercado del Sudeste asiático es el más fuerte para el lujo?

- El mercado chino ha subido en el mercado de elite. Posee muchos clientes con una enorme disponibilidad económica. Tienen grandes consumidores del lujo. En Shangai, por ejemplo, hay muchos millonarios que buscan actividades en Europa. También hay otros mercados muy interesantes, como el ruso, el centroeuropeo o los Emiratos Árabes, que han mostrado especial interés por el polo.

- ¿Cómo es el lujo?

- Nosotros distinguimos dos estadios: El lujo 'aspiracional' y el que llamamos 'consolidado'. Si continúa la crisis, es de preveer que ese turismo 'aspiracional', u ocasional, que compra una gran marca cuando dispone de dinero, vaya bajando.

- ¿No tienen mala prensa?

- Mala prensa será para el que consume el lujo, no a la empresa en sí que se dedica a ofrecerlo.

- ¿Qué ventajas aportan las empresas?

-Generar riqueza, empleo, ventajas en las industrias auxiliares, es una cadena de riqueza. Un torneo de verano de polo en Sotogrande puede generar en la zona una cifra de entre doce o catorce millones de euros. Sotogrande y el polo, junto a San Roque y San Enrique, registran un importantísimo número de personas que han de alquilar una vivienda, o un vehículo, que han de comer, que compran en tiendas, comprar la prensa... Y son en su mayoría gente de muy alto poder adquisitivo. El polo da de comer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios