Tribunales

Ana María Orellana, nombrada magistrada especialista del Tribunal Superior de Justicia de Madrid

  • El Consejo Andaluz de Colegios de Graduados Sociales hace pública su felicitación a la magistrada jerezana

Ana María Orellana, junto a José Blas Fernández y Lorenzo del Río. Ana María Orellana, junto a José Blas Fernández y Lorenzo del Río.

Ana María Orellana, junto a José Blas Fernández y Lorenzo del Río.

La jerezana Ana María Orellana Cano ha sido nombrada magistrada de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, donde ocupará plaza de especialista. Son muchas las felicitaciones que está recibiendo por el nombramiento, entre ellas la del Consejo Andaluz de Colegios de Graduados Sociales.El presidente del consejo, José Blas Fernández Sánchez, ha felicitado a la magistrada en nombre de este colectivo profesional. “Nos congratulamos por su nombramiento, deseándole toda clase de aciertos en el desempeño del mismo, haciéndole llegar igualmente nuestro apoyo para todo aquello que redunde en beneficio de nuestra profesión”. 

Magistrada por oposición, Ana María Orellana obtuvo el número 1 de la segunda promoción de las oposiciones restringidas de Magistrados Especialistas del orden jurisdiccional social, ostentando actualmente el número 2 del escalafón nacional. Cuenta con más de 30 años en la Carrera Judicial y, más de 28 años en la jurisdicción social. Desde el año 1994 ha prestado sus servicios profesionales en la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, con sede en Sevilla.

Natural de Jerez, Ana María Orellana es doctora en Derecho por la Universidad Complutense y magistrada por oposición. Es además analista del Centro de Documentación Judicial desde 2009, habiendo analizado más de tres mil sentencias de la doctrina judicial sentada por las Salas de lo Social de los Tribunales Superiores de Justicia de Madrid, Galicia, Extremadura y las tres Salas de Andalucía (Sevilla, Granada y Málaga).

Entre sus numerosos méritos se encuentran que está en posesión, entre otras distinciones, de la Cruz Distinguida de Primera Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort al mérito judicial, del Premio Nacional a la Mejor Laboralista del año 2009, y del Premio Wellington de Investigación Jurídica. No se puede obviar que además compaginó su tarea profesional con la labor docente. Comenzó en 1990 compatibilizando, durante quince años, la carrera judicial y las funciones docentes en la Universidad de Cádiz. Es autora de casi un centenar de publicaciones jurídicas y ha dirigido y coordinado más de una veintena de cursos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios