El Rebusco

Los hombres de González Byass

  • “Soberanos” del vino y el brandy de Jerez y del comercio, la publicidad y las relaciones públicas

José Luis Pérez Solero, en su despacho. José Luis Pérez Solero, en su despacho.

José Luis Pérez Solero, en su despacho.

Tranquilo, que su prometida lleva en las venas media botella de brandy Lepanto. No la despertaríamos ni a cañonazos. Carlos Ruiz Zafón,La sombra del viento (2001).

Las bodegas jerezanas de González-Byass, denominadas González y Dubosc antes de asociarse con los ingleses, ha sido y es una empresa singular, tanto en su trayectoria comercial, cercana a los 200 años de existencia, como en su organización interna.

Por ella han pasado numerosos hombres y mujeres, la mayoría jerezanos, que han formado parte de una compañía con marcado talante familiar, como atestiguan sus empleados, desde directivos a subalternos.

En estos años últimos ha sido reconocida con numerosos premios y distinciones, entre estos como la Mejor Bodega Europa en los premios Wine Star Awardsm, del 2018, y la 'Mejor Familia de Vino' del mundo, según los premios 'Excellence in Wine and Spirits', organizados por la publicación alemana 'Meininger, en el 2020.

Para la ocasión nos vamos a centrar en una serie personas, que por una circunstancia han destacado en este último periodo de la bodega, en departamentos vinculados a la gestión, el comercio, la publicidad, el marketing, las relaciones públicas, enología.

En el 2012 quedó constituida la Fundación González Byass, institución destinada a preservar su importante archivo documental. Su actual archivero, Jesús Anguita Duarte, publicaría en el 2011 un trabajo titulado La voz del Tío Pepe. Memoria oral de los trabajadores de González-Byass, que ha inspirado este artículo.

Arcadio Saldaña, Santos Cascallana y José Luis Perrino. Arcadio Saldaña, Santos Cascallana y José Luis Perrino.

Arcadio Saldaña, Santos Cascallana y José Luis Perrino.

Bodegas y agencias

En el último siglo la publicidad ha jugado un papel muy importante en la promoción de las principales marcas de vinos y brandies de las bodegas del Marco del Jerez.

Las principales agencias del sector han tenido en su cartera de clientes a estas bodegas. Los años `60, `70 y `80 vieron un auge espectacular en las campañas destinadas a las grandes cadenas de radio, revistas a todo color, salas cinematográficas y la propia TV, ésta nacida en 1956.

Bobadilla con Carvis; el Imán, Clarín, Gardoqui&Segala con Domecq; Gisbert, Lorente, Tiempo-Synergie.Walter Thompson con Terry; Izquierdo&Nogueras con Valdespino; Estudios Moro, Epsa, MMLB, Lorente con Osborne; Alas con Mérito; Gisbert con Garvey; Rumasa con Publicidad 2000;

Todas ellas ubicadas en Madrid y Barcelona. La publicidad local y residual solía encargarse a PubliXerez.

Pero sería González-Byass la que tendría uno de los mayores éxitos con su spot El sol de Andalucía embotellado, del año 1958. Aquellas copas bailando alrededor de una botella de Tío Pepe, creación del catalán Francisco Macián hizo ganar a los Estudios Moro el premio León de Oro en el Festival de cine publicitario celebrado en Cannes.

Éxitos que tendría continuidad en campañas como las destinadas al brandy Soberano. A mediados de los años `60 el rostro de la joven catalana Montserrat Betrián se hizo muy popular, y el lema, "Es cosa de hombres" tarareado por todos los españoles.

Francisco Garrido, en Valencia, junto a la modelo Montserrat Betrián, una 'chica Soberano' Francisco Garrido, en Valencia, junto a la modelo Montserrat Betrián, una 'chica Soberano'

Francisco Garrido, en Valencia, junto a la modelo Montserrat Betrián, una 'chica Soberano'

Es cosa de hombres

El año de 1934 es la fecha de la incorporación del burgalés Luis Pérez Solero (Burgos,1892-Madrid, 1968), a la compañía. Con él hay que hablar de un antes y un después a la hora de anunciar los productos de la casa. Fue director del departamento de propaganda hasta su jubilación en 1964.

Entre los que formaron su equipo hay que mencionar a Ernesto Ruiz de Villegas, de familia bodeguera. En los años 50, sus hijos, Ricardo y José Luis, se trasladarían a Madrid, donde abrieron la agencia Rasgo, que seguirían trabajando para González Byass.

Solero es considerado un auténtico pionero de la publicidad en España, a él se debe, entre otras cosas, la creación de la Orden del Tío Pepe de Oro. A Pérez Solero le sucederá, a mediados de los 60, José Luis Perrino Morera (Valladolid, 1924-Jerez, 2005), que ya será director de publicidad.

Perrino, que trabajaba en el Banco Hispanoamericano, sería fichado por Carlos González Rivero para imprimir un nuevo estilo acorde a los tiempos.

En el nuevo departamento trabajaría Francisco Garrido Arcas (Jerez, 1937). Garrido, que había adquirido experiencia en PubliXerez, junto a su maestro, Justo Lara "Ponito", trabajaría treinta años en la bodega.

En los 90, ante la disyuntiva que le planteaba Francisco Valencia de trasladar el equipo a Madrid, como jefe de publicidad, optó por la prejubilación. Entre sus muchas responsabilidades hay que mencionar la de localizar y controlar las vallas del Tío Pepe situada en diferentes puntos de España. En su momento alcanzaron el número de unas 40, pero en la actualidad solo se mantiene una docena.

Estas vallas icónicas fueron instaladas por José Tejada Prieto, del Puerto de Santa María.

Él y Pepe Márquez, jefe de ventas de la casa en la capital, jugarían un papel importante en el mantenimiento del luminoso del Tío Pepe sobre la azotea del hotel París de la Puerta del Sol. Las gestiones personales ante el alcalde de Madrid, Álvarez del Manzano, tuvieron su efecto. Garrido coordinaría el trabajo publicitario con nuevas agencias, como Bassat & Ogilvy y Joaquín Lorente,

De los departamentos de relaciones públicas, marketing y ventas hay que mencionar a algunos nombres destacados. Imposible nombrar a todos, material para más de un artículo,

Entre estos a Eduardo Miller Margolles. (Gijón, 1928-Cádiz,1998), al que Santos Cascallana llama en los 60 para el sector de internacional, ya que dominaba cuatro idiomas. Se jubilaría como director de Seguridad, después de 28 años en la empresa, dejando un grato recuerdo.

Hombres de las relaciones públicas fueron también Fernando de Andrada Valderwilde, primer jefe de relaciones públicas, y Manuel Franco Cañero.

Algunos de estos técnicos y directivos ejercieron cargos políticos como Andrés Contreras Salido, director de marketing con García de Quevedo, fue concejal con Miguel Primo de Rivera.

En los últimos años la dirección de marketing recaería en Juan Luis Vega Cordero, otro veterano con más de 35 años en la bodega, desde 1974 a 2009.

Por su parte, José Argudo López de Carrizosa, que trabajó en Croft hasta el 2001, se incorpora al departamento de comunicación y relaciones externas, desempeñando numerosas actividades relacionadas con el marketing.

Esta experiencia le valdría para hacerse cargo del departamento de marketing de los vinos de Jerez, puesto que ocupa en la actualidad.

Verdaderos embajadores de la empresa por todo el mundo fueron los venenciadores de la bodega, desde Pepe Ortega, pasando por Genaro Benítez Gil, jubilado en 1992, y Paco Gandón, que jubilado en el 2020 ha permanecido 42 años en la empresa.

Francisco Valencia y Carlos González Rivero. Francisco Valencia y Carlos González Rivero.

Francisco Valencia y Carlos González Rivero.

Soberanos

En 1965 se modifica la estructura orgánica de González Byass, hasta entonces en manos de los accionistas, y se crea una Gerencia General, que en 1970 se transformaría en Dirección General.

Las dimensiones que está tomando el negocio, y las diferentes tendencias del accionariado, plantea la necesidad de buscar a una persona para este nuevo cargo.

El hombre fuerte para pilotar la nave sería Santos Cascallana Canóniga, originario del Bierzo -había nacido en Quilós en 1931-, era doctor en Derecho por la Universidad de Oviedo, y ejercía la docencia en la Universidad Laboral de Sevilla, y estaba bien relacionado con ciertos estamentos del poder.

Una vez que dejó González Byass sería elegido diputado por León por el Partido Popular, de 1982 a 1986. Fallecería en Mairena del Aljarafe el 18 de octubre de 2003.

En 1980, ya como Sociedad Anónima, se decide crear una dirección general bicéfala, nombrándose a tal fin a José García de Quevedo de la Barrera (1937-1992), en economía, y a Arcadio Saldaña Trigo (1929-2007), en internacional.

Este último pertenecía al Cuerpo Técnico de Hacienda y al Instituto de Auditores Censores Jurados, incorporándose a González-Byass en 1961 por indicación del Secretario General, Mariano Gil de Bernabé, y ejerciendo diferentes responsabilidades hasta la fecha de su jubilación en septiembre de 1992. Arcadio Saldaña sería teniente de alcalde del Ayuntamiento de Jerez entre 1972 y 1977.

En los 90 se abre una nueva etapa en la bodega, siendo nombrado director general Francisco Valencia Jaén (1935-2019), cargo que ejercería entre 1991 y 1995.

Valencia que era nieto, sobrino e hijo de bodegueros, trabajaría en Internacional, de director general, y secretario del Consejo de administración. Una vez que dejó la empresa sería elegido presidente en la patronal bodeguera Fedejerez, de donde se jubila en el 2006

Entre medio fue director del servicio en vuelo y vicesecretario general de Iberia. A él se debe la idea de bautizar a una flotilla de aviones con los nombres de las denominaciones de origen de vinos españoles.

Pepe Ortega venenciando. Pepe Ortega venenciando.

Pepe Ortega venenciando.

Soleras

Sus comerciales, distribuidos por diferentes zonas de España, serían piezas fundamentales en la expansión de los vinos y brandies de González Byass. El valenciano Adolfo Almenar Eres, responsable de la sucursal en Valencia, pasaría a ser director comercial, siendo reemplazado por Leopoldo Jiménez en la jefatura de ventas.

A igual que Manolo Ramírez, o José María Lozano Romero (Jerez, 1946-Jerez, 2020). Este último formado en Inglaterra sería además jefe de visitas en el periodo de Santos Cascallana.

Del cuidado de sus soleras mencionar a Justo Casas Lucas (Guadarrama, 1920-Jerez, 2017), doctor en Ciencias Químicas y Enólogo, fue director técnico del primer centro de investigaciones enológicas de España, centro que dirigió desde su fundación, en 1955, hasta su jubilación en 1985.

Y como no, a Antonio Flores, Master Blenders, hijo del que fuera capataz de la bodega, Miguel Flores. y Luis Miguel Trillo. Master Brandy Distiller.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios