Jerez

Agresión en el Hospital de Jerez: "No queremos que hagan política con nuestras miserias, queremos recursos"

Protesta en el Hospital de Jerez para denunciar el último caso de agresión a personal sanitario.

Protesta en el Hospital de Jerez para denunciar el último caso de agresión a personal sanitario. / Miguel Ángel González

Al grito de “¡no más agresiones!” los sanitarios pidieron este viernes medidas contra la inseguridad en los puestos de trabajo y por una sanidad “digna”. En la madrugada del pasado domingo, un hombre agredió a varias enfermeras del servicio de Urgencias del Hospital de Jerez, así como a vigilantes de seguridad que consiguieron reducirle y esposarle a la espera de la llegada de la Policía.

Lamentablemente no es un hecho aislado. Las agresiones a personal sanitario siguen sucediéndose y el malestar en la plantilla va creciendo. “Ante este acto de agresión lo que pedimos los trabajadores es que, más allá de colocarnos detrás de una pancarta, se analice la situación desde un punto de vista más amplio”, declaró ayer un profesional. Los sanitarios pusieron la lupa en la saturación de la Atención Primaria, motivo por el que creen que se desborda Urgencias y por tanto se ralentiza la atención a los usuarios. “La agresión de ninguna de las maneras está justificada. Esto es un ataque físico y psicológico muy grande y nos afecta muchísimo”, subrayó un sanitario, al tiempo que añadió que “hay que adoptar medidas reales de organización y gestión de recursos” para evitar crear un ambiente ‘propicio’ para personas “incívicas y violentas”.

La gente va al Hospital porque la Atención Primaria está desbordada. En algunos casos la cita te la dan para dentro de 7 o 10 días, en el caso, además, de que el profesional tenga la agenda abierta”, insistieron. Esto hace que personas con patologías graves y otras menos graves para acudir a Urgencias se agolpen en un servicio que no puede dar más de sí.

“Pedimos que se abran las camas que dicen estar ‘reservadas’. No es normal que un paciente mayor de 80 años esté solo en una camilla de Urgencias y en estado final de vida porque no se tenga una cama, sin derecho a estar con familiares. Estas historias las vivimos los sanitarios”, denunciaron.

Reclamaron además que “vuelvan todos los compañeros que fueron despedidos tras el dispositivo Covid, porque ellos se ganaron a pulso estar aquí. El SAS debe contratar más personal, mejorar la estancia en Urgencias y aliviar la presión en Atención Primaria. Es cierto que hay conductas incívicas y violentas que son imprevisibles, pero hay que poner recursos para que sean las menos ocasiones”. "Queremos realidades. Queremos que no hagan política con nuestras miserias, sino política de recursos”, añadieron los profesionales del Hospital de Jerez.

Los sindicatos, que fueron los que convocaron la concentración a las puertas de Urgencias, condenaron “enérgicamente tanto esta agresión como cualquiera otra contra los profesionales de la sanidad y contra otros trabajadores de empresas externas que concurren en los centros sanitarios tales como seguridad. Exigimos que se dé un mayor desarrollo normativo de estas incívicas acciones y una respuesta judicial más severa contra estos sujetos”.

CCOO demandó a la administración sanitaria “que nos sólo desarrolle, sino que integre el Plan de Prevención y Atención de Agresiones a los Profesionales del SAS que según su cometido sirve para prevenir, proteger y combatir la violencia contra los trabajadores”. Solicitaron “que de manera inmediata se reúna el Comité de Seguridad y Salud del centro para tratar de ahondar en el estudio de la situación actual de plan en el centro sanitario y, en general, en toda el área a razón de la agresión sufrida por otro profesional los pasados días, para acometer sin demora y de manera urgente la mejora de las medidas de prevención y protección de los profesionales en esta materia”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios