Jerez

Las bodegas aceleran los envíos de jerez a Reino Unido ‘Brexit’

  • Las salidas con destino al mercado británico se intensifican para evitar los efectos a corto plazo en caso de salida sin acuerdo 

  • Las bodegas transmiten tranquilidad a escasas horas de conocerse la resolución final de la negociación, cuyo plazo expira a medianoche de este domingo

El presidente del Consejo Regulador en una acción promocional de los vinos de Jerez. El presidente del Consejo Regulador en una acción promocional de los vinos de Jerez.

El presidente del Consejo Regulador en una acción promocional de los vinos de Jerez.

Los negociadores europeos y británicos apuran las últimas horas para tratar de salvar el Brexit con un acuerdo que evite una ruptura a las bravas entre la UE y el Reino Unido, para lo que se han dado de plazo máximo hasta la medianoche de este domingo, siempre y cuando no se den otra prórroga en una negociación que se prolonga desde 2016 y que ostenta el récord absoluto de incumplimiento de plazos.

La incertidumbre sigue marcando el largo proceso de divorcio, al que las empresas tratan de anticiparse para mitigar sus efectos, caso de las bodegas del Marco de Jerez, que en las últimas semanas han acelerado los envíos de vinos al mercado británico en previsión de posibles aranceles y de la maraña burocrática que implicaría el ‘no deal’, es decir, una salida abrupta del Reino Unido.

“El sector está pendiente de sacar cajas como locos antes de la fecha límite del 1 de enero”, señalan fuentes del sector bodeguero, que se han topado con problemas logísticos para realizar los envíos por la huelga de estibadores del puerto de Bilbao de casi dos meses de duración y los ensayos en las aduanas francesas que han provocado colas kilométricas de camiones a ambos lados del canal de la Mancha.

El Reino Unido sigue siendo, con diferencia, el principal mercado exterior de los vinos de Jerez con un tercio aproximadamente de las ventas totales, que rondan los 10 millones de litros. En el presente ejercicio, además, las salidas de bodegas hacia el mercado británico –el único que crece en el actual escenario de pandemia que se salda hasta la fecha con un retroceso de cerca del 23%–, acumulan un incremento de más del 6%, con lo que vuelve a superar a España como primer destino de los jereces, con un volumen de 7,5 millones de litros.

La crisis sanitaria, aunque suene mal, está teniendo un efecto positivo en las ventas de jerez en Reino Unido, asegura el presidente del Consejo Regulador, César Saldaña, quien detalla que al margen del consumidor tradicional de los vinos jerezanos, que se corresponde con el perfil de una persona hogareña como el que fomentan las restricciones en toda Europa por la elevada incidencia del coronavirus, las grandes y no tan grandes bodegas del Marco apuntan que la pandemia también ha servido para introducir el sherry entre un público más joven a causa de las reuniones familiares y las limitaciones para viajar.

El incremento de la base de consumidores explica en parte la buena marcha de las ventas en Reino Unido, donde el Consejo Regulador aprecia un fuerte tirón en las últimas semanas por el aumento de envíos y la acumulación de stocks en establecimientos en previsión de lo que pueda ocurrir finalmente con el Brexit, indica Saldaña, quien se hace eco de la preocupación de las bodegas tanto por lo que pueda ocurrir a corto plazo, como en el medio y largo plazo.

No en vano, una salida sin acuerdo implicaría un arancel para el jerez de entre 8 y 12 peniques por litro -el equivalente a entre 9 y 13 céntimos de euro-, el mismo que se aplica a las exportaciones de vinos de terceros países –fuera de la Unión Europea– hacia Reino Unido.

Pese a lo limitado de la subida, depende del volumen, y hay que tener en cuenta que hacia el Reino Unido viaja mucho vino para su reexportación a otros mercados como el norteamericano, práctica que las bodegas abandonarían en caso de ruptura abrupta.

A la espera de lo que ocurra esta noche, en el sector prevalece la idea de que ‘son ingleses, pero no tontos’, que alude a los grandes intereses comerciales que tiene Reino Unido con la Unión Europea, por lo que, según el presidente del Consejo, “seguramente ellos estén más interesados casi que nosotros en que haya acuerdo”.

A corto plazo, el ‘no deal’ tendría repercusiones arancelarias, aduaneras y logísticas que dificultan la comercialización, pero el sector transmite tranquilidad porque entiende que hay un interés común y, en consecuencia, se resolverían pronto los problemas.

En estos momentos hay estocaje en Reino Unido para unos tres meses. Sin embargo, según las consultas realizadas por el institución jerezana del vino entre las bodegas exportadoras, en caso de Brexit a las bravas, la situación se complica a medio y largo plazo, “cuando haya que pagar el coste del Brexit, pues eso se traslada vía impuestos y el alcohol siempre es muy sensible a esa subida”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios