Sucedió en Jerez

Seis años de la declaración de la zambomba como Bien de Interés Cultural

  • En 2005, la Junta de Andalucía lo aprobó sobre la base de ser "una de las celebraciones navideñas más genuinas de Andalucía"

Zambomba multitudinaria en la Peña la Bulería. Zambomba multitudinaria en la Peña la Bulería.

Zambomba multitudinaria en la Peña la Bulería. / Miguel Ángel González

Fue el 9 diciembre 2015 cuando la Junta de Andalucía acordaba declarar Bien de Interés Cultural (BIC), la Zambomba. Fue un logro perseguido y demandado por la ciudad dada la peculiaridad que tiene la celebración de la Navidad jerezana con la expresión popular de la zambomba.

Desde su recuperación, en la que tuvo mucho que ver la promoción que la extinta Caja de Ahorros de Jerez hizo de la zambomba con la edición con la serie discográfica ‘Así canta nuestra tierra en Navidad’, que vino a recuperar viejas coplas tanto profanas como añejos villancicos, la celebración experimentó un auge impresionante con una gran aceptación social que encontró una forma diferente, alegre y singular de reunirse en la Navidad en torno a cantes, compases y convivencia que únicamente concedía la zambomba.

Cantes, letras y compases que fueron readaptados a las formas de aquí gracias a quien tuvo mucha culpa del éxito de esta reinvención, el guitarrista Manuel Parrilla. El régimen de protección que se aprobó oficialmente lo vinculó al flamenco al ser «una de las celebraciones navideñas más genuinas de Andalucía».

Está claro que en este 2020 la zambomba jerezana no será la de siempre a causa de la pandemia y las medidas restrictivas. Quedará solo en espectáculos como los programados en el Villamarta y otras acciones promovidas por el Ayuntamiento para que en la medida de lo posible el presente año no pase en blanco.

De ser algo que se limitaba a los jerezanos y jerezanas y poco más, la Zambomba ha pasado a ser un recurso de atracción turística; forma parte de las propuestas que la ciudad aporta al visitante. Han pasado seis años desde la declaración BIC. Desear que dentro de un año, la normalidad permita retomar la zambomba en toda su esencia.

Pedro Pacheco, la Paquera, la Duquesa de Alba y Lolita en el descubrimiento del monumento a Lola Flores en la Cruz Vieja. Pedro Pacheco, la Paquera, la Duquesa de Alba y Lolita en el descubrimiento del monumento a Lola Flores en la Cruz Vieja.

Pedro Pacheco, la Paquera, la Duquesa de Alba y Lolita en el descubrimiento del monumento a Lola Flores en la Cruz Vieja. / Pascual

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios