El tiempo de las zambombas

“La hostelería vive el mejor mes de diciembre de la última década”

  • El hostelero Paco Toro asegura que el incremento de negocio durante el puente ha sido superior al 15%

Paco Toro, junto al género que vende en su mesón asador de la calle Porvera. Paco Toro, junto al género que vende en su mesón asador de la calle Porvera.

Paco Toro, junto al género que vende en su mesón asador de la calle Porvera. / Manuel Aranda

Francisco Toro Braza es uno de los referentes de la hostelería del centro. A sus 42 años ya suma casi 30 de ejercicio profesional pues a tempranísima edad ya comenzó a conocer los intríngulis del negocio hostelero. Según asegura a este medio, la ciudad “está viviendo su mejor mes de diciembre de la década dada la masiva afluencia de visitantes que están llegando para disfrutar del ambiente navideño de la ciudad”. Según señala, la procedencia de los mismos es “sobre todo provincial, muchísimos que vienen de Sevilla sin olvidar la alta repercusión que tienen en la ciudad los madrileños”.

A la hora de hacer comparaciones señala que “sin duda este año el negocio hostelero se encuentra hasta un 15% por encima de anteriores meses de diciembre”. No en vano, y según apunta, “es un hecho claro que el fin de semana del puente ya estaba bastante ocupado en los hoteles desde el pasado mes de octubre por parte de personas que reservaron estas fechas para visitar Jerez y, obviamente, las zambombas”. No en vano, es otro hecho destacable que la patronal provincial de hostelería, Horeca, ha considerado que Jerez va a ser una de las pocas localidades de la provincia que va a ver incrementadas sus ocupaciones hoteleras en un puente caracterizado por la caída en muchas ciudades de Cádiz.

En opinión de Paco Toro, “los visitantes vienen buscando sobre todo dos cosas: de un lado la alegría de Jerez en el tiempo prenavideño, el soniquete de las zambombas, y de otro la gastronomía de la zona, sobre todo platos de cuchara y calientes como las berzas, las tagarninas esparragás y el rabo de toro”.

“La Oficina de Turismo cierra y somos los hosteleros los que hacemos de guías”

En opinión de este joven pero veterano hostelero, “la hostelería de Jerez está funcionando pero se ve aquejada por algunos males peligrosos”. A este respecto señala que, de un lado, se encuentran las personas que se meten en hostelería sin ser profesionales de ello. “Muchas veces el resultado es desastroso y nos salpican al resto. De otro lado tenemos los casos de quienes se dedican a la hostelería como si fuera un negocio de oficina, cerrando sus puertas cuando mayor demanda hay. Para dedicarse a este negocio hay que tener vocación de servicio, saber que hay que echar horas y estar abiertos cuando es necesario”.

Uno de los méritos más reconocidos de Paco Toro y sus negocios “es que éstos están abiertos los 365 días del año”. A este respecto recuerda que “en muchas ocasiones he sido el único que ha estado abierto en el centro de Jerez durante los días festivos del 25 de diciembre y el 1 de enero. Lógicamente he tenido el negocio lleno. De hecho ya tengo numerosas reservas comprometidas para dichas jornadas”.

Destaca que “es una vergüenza que aún haya quien cierre en días de máxima afluencia”

Otra de las grandes críticas de este hostelero hace referencia “a lo increíble que nos resulta ver cómo en días tan señalados como los de este puente la Oficina de Turismo de Jerez está cerrada. Somos los propios hosteleros y nuestro personal los que hacemos las veces de guías turísticos. Es algo que no se puede consentir, porque, al menos así lo pienso, poco cuesta tener dos personas atendiendo a los miles de visitantes que llegan a Jerez con el único objetivo de orientarles, de decirles por dónde están las zambombas... Vaya por delante que lo hacemos con gusto pero esa no es nuestra labor”.

Otro gran problema de la hostelería según Paco Toro es que “haya negocios que cierren sus puertas cuando la afluencia a la ciudad es máxima. Es una auténtica vergüenza. Repito que estamos para dar servicio y quien quiera cerrar que aguante y que lo haga después de Reyes que, como todos sabemos, vienen días muy bajos de negocio”. “O están muy sobrados de beneficio -añade- o nadie se explica semejante situación”.

Paco Toro añade que “este buen diciembre que estamos viviendo es una especie de cadena de consumo. Los pedidos que realizamos los hosteleros se incrementan sensiblemente, además contratamos personas porque la actividad se dispara. Esa cadena no puede contar con eslabones rotos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios