Turismo y vinos

Jesús Rubiales da la alternativa como venenciador a su hijo

  • La tradición familiar continúa con el debut de Jesús Rubiales Zarzuela en Manilva

Jesús Rubiales en el momento de dar la 'alternativa' como venenciador a su hijo, colocándole la chapa identificativa de la empresa, en Manilva.

Jesús Rubiales en el momento de dar la 'alternativa' como venenciador a su hijo, colocándole la chapa identificativa de la empresa, en Manilva.

El venenciador jerezano Jesús Rubiales López, propietario de la empresa Venenciadores SL, vivió el pasado miércoles un momento muy emotivo con el estreno como venenciador de su hijo, Jesús Rubiales Zarzuela, que sigue de esta forma la tradición familiar.

Fue en Manilva, en un acto organizado por el Ayuntamiento de esta localidad malagueña con motivo de la festividad de San Juan, cerca de la playa. Allí, en el mismo lugar al que acude con asiduidad desde hace años su padre, Jesús Rubiales Jr., de 19 años, se puso por primera vez el traje de corto de venenciador y sirvió varios cientos de copas de vino.

"Fue una jornada dura y pudo ver cómo hay que estar en buena forma física para poder venenciar tantas copas, pero lo hizo muy bien y está ilusionado", comentó su padre, que enseñó a venenciar a su hijo en su casa varias horas al día durante el confinamiento. "Pero eso, venenciar con agua para aprender, no tiene nada que ver a hacerlo con vino y estar delante del público, al que tienes que mostrar tu mejor sonrisa al mismo tiempo que ejerces este arte", añadió Jesús Rubiales padre.

Jesús Rubiales Jr. venenciando sus primeras copas de vino en Manilva este miércoles junto a dos azafatas de Venenciadores SL.. Jesús Rubiales Jr. venenciando sus primeras copas de vino en Manilva este miércoles junto a dos azafatas de Venenciadores SL..

Jesús Rubiales Jr. venenciando sus primeras copas de vino en Manilva este miércoles junto a dos azafatas de Venenciadores SL..

Jesús Rubiales Zarzuela cursó ESO y Bachillerato y actualmente está estudiando un grado superior de Transporte y Logística. Su decisión es seguir estudiando mientras ejerce de venenciador en la empresa de su padre, que está en posesión del World Record Guinness desde 2005.

"Me siento muy orgulloso de su formalidad, educación, respeto y constancia en lo que lleva a cabo", concluyó el venenciador jerezano, que ya tiene quien sigue sus pasos en la familia.

Y, sin duda, una buena noticia en general para el oficio de venenciador, que con jóvenes como Jesús tiene el futuro asegurado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios