Jerez

El área sanitaria registró el pasado año 29 agresiones a profesionales

  • El Sindicato de Enfermería (Satse) pone en marcha una campaña para concienciar a la ciudadanía e insta a los trabajadores a denunciar cualquier episodio de violencia

Concentración reciente en el hospital por las últimas agresiones en Urgencias. Concentración reciente en el hospital por las últimas agresiones en Urgencias.

Concentración reciente en el hospital por las últimas agresiones en Urgencias. / Pascual

En el área sanitaria se denunciaron el pasado año un total de 29 agresiones a trabajadores de centros de salud y el hospital, de las que ocho fueron físicas y 21 verbales, según los datos que se facilitaron en el último comité de seguridad y salud celebrado el 14 de diciembre. Estos episodios violentos, que en la provincia ascendieron a 128 (25 de ellos físicos), fueron esgrimidos por el Sindicato de Enfermería (Satse) en el anuncio de una campaña de sensibilización bajo el lema '#Stop Agresiones' que ayer mismo puso en marcha con el fin de acabar con "este grave problema".

De las agresiones registradas en el área sanitaria, 15 fueron a médicos, cinco a enfermeros y el resto a personal de otras categorías. Este tipo de hechos fueron más frecuentes en los centros de salud que en el hospital y los meses donde se concentraron fueron enero, mayo, julio y agosto. Por otro lado, las víctimas de estas agresiones fueron en 19 casos mujeres y diez, hombres y del total, 18 pidieron ayuda a un compañero o se avisó a los cuerpos de Seguridad, y 11 no solicitaron ayuda.

Las mujeres fueron víctimas de más agresiones que sus compañeros

Ayer los delegados de Satse en Jerez comenzaron con el reparto de los folletos informativos y la pegada de carteles por los centros, con el fin de concienciar a la ciudadanía. En la campaña se lanzan mensajes como que "las amenazas y agresiones nunca ayudarán a que te atendamos mejor, sino que provocarán que nos alejemos de ti y de tus problemas de salud" o "queremos cuidar de ti y de tu familia de la menor manera posible sin que ello suponga poner en riesgo nuestra integridad física y síquica".

La secretaria de Acción Sindical de Satse en la provincia, Cristina Martín, manifestó que también se está incidiendo en la necesidad de que los profesionales denuncien "todas y cada una de las agresiones que sufrimos. Nos consta que los datos no son reales, ya en muchas ocasiones los trabajadores no denuncian y esto es algo muy importante".

Alerta que el problema a nivel nacional "es tremendamente significativo", ya que según los datos recopilados por Satse, cada día en España se producen alrededor de 55 agresiones, más de 20.000 al año, y sólo se denuncian el 11%. "Lo que queremos transmitir es que estamos para cuidar y pedimos respeto para los profesionales de Enfermería". Agrega que desde Satse se está trabajando "para la mejora de los servicios pidiendo por un lado el aumento de personal, cuestión absolutamente necesaria para mejorar la calidad del servicio prestado, y por otro lado para mejorar la seguridad de los trabajadores. No podemos permitir que se trabaje con miedo, que es lo que actualmente está ocurriendo". Martín puso de manifiesto que debe haber tolerancia cero ante una agresión "siempre y ante cualquier situación. Los profesionales no deben asumir las agresiones como inherentes a su trabajo y, mucho menos, resignarse y dejarlas pasar".

Para este sindicato, existe una corresponsabilidad entre ciudadanía, administraciones públicas, empresas sanitarias privadas y profesionales, para acabar con las agresiones físicas y verbales.

La nueva campaña de concienciación sigue la línea de la iniciada en 2005 bajo el lema 'La agresión no es la solución' y contempla la distribución de distinto material informativo en todos los centros sanitarios. En concreto en Andalucía en una primera tirada serán 6.000 carteles, 25.000 folletos y 27.300 pegatinas. También se difundirá a través de vídeos, redes sociales, medios on line y medios de comunicación en general. Todas las acciones previstas buscan sensibilizar a los ciudadanos sobre la necesidad de que se mantenga, en todo momento, una relación de respeto y confianza entre profesionales, pacientes y familiares. Asimismo, se recordará que los problemas y carencias que pueden llegar a sufrir pacientes y familiares no son responsabilidad del profesional, "el cual también los sufre y hace todo lo posible para que no se vea afectada la calidad de la atención sanitaria". De manera paralela, se reclamará a las distintas administraciones públicas y empresas sanitarias privadas que se pongan en marcha todas las medidas preventivas necesarias para evitar en todo lo posible las agresiones a las enfermeras y enfermeros, y que se asegure también que, si se producen, "sean atendidos y apoyados a nivel profesional y personal en todo momento".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios