Jerez

Los trabajos en Las Angustias alcanzan ya el 80% de su ejecución

  • La obra de peatonalización cumple los plazos y la zona abrirá antes de Semana Santa

Operarios trabajan en el nuevo pavimento de la zona peatonal, días atrás. Operarios trabajan en el nuevo pavimento de la zona peatonal, días atrás.

Operarios trabajan en el nuevo pavimento de la zona peatonal, días atrás. / pascual

Las obras de peatonalización de Las Angustias continúan a buen ritmo y rozan ya el 80% de su ejecución, cumpliendo así el calendario previsto para reabrir la zona peatonal una semana antes de Semana Santa. Fuentes municipales detallaron ayer que ya han finalizado los trabajos de renovación de redes -acometidos por Aquajerez- y que principalmente quedan las pruebas de luminarias y de refuerzo de firme. Este proyecto se presentó en septiembre, comenzó a mediados de noviembre y cuenta ya los días para poner punto final a una intervención que ha rediseñado la céntrica plaza y el tráfico.

Desde el Ayuntamiento siempre han hecho hincapié en que esta actuación persigue "hacer del centro histórico un lugar más accesible, como parte de nuestra estrategia para la revitalización de esta zona, dando prioridad al peatón y recuperando el espacios público para los ciudadanos". De hecho, el Ayuntamiento ha incluido en el proyecto inicial propuestas vecinales y de comerciantes como la colocación de un parque infantil, que hará del enclave un entorno más atractivo para el ocio.

Cabe recordar además que en las calles Higueras y Santísima Trinidad -que ya no tienen salida y entrada de vehículos por Angustias y hay garajes de residentes- se van a instalar señales de prioridad de tráfico (en la única entrada a las vías por calle Medina), como la que hay instalada en la calle San Blas, en el barrio de San Mateo. Con estas obras Santísima Trinidad e Higueras pasan a ser semipeatonales y tienen limitado el acceso rodado a residentes y carga y descarga de comercios cercanos.

Las obras en Angustias consisten en la peatonalización completa de dos de las calles perimetrales a la plaza, en concreto, de la 'L' invertida conformada por un tramo de la calle Diego Fernández Herrera, de unos 70 metros de longitud, y el pasaje entre calles Levante y Corredera, de 50 metros, y con una anchura de entre 15 y 20 metros. Para ello, se ha eliminado la calzada, transformándola en plataforma única y utilizando una solería similar a la existente en la calle Corredera.

Asimismo, en una visita reciente realizada al Mercado Central de Abastos y su entorno, el teniente de alcaldesa José Antonio Díaz dio detalles de otra de las actuaciones en el centro: "La previsión es comenzar en verano las obras del eje Corredera-Esteve-Santa María con motivo de la instalación en la calzada de bandas de rodadura. Esta inversión supone la mejora de la estética, de la seguridad vial y también lógicamente de la movilidad hacia el centro". Se trata de unas obras financiadas con fondos europeos mediante la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (EDUSI).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios