Agrarias

El trigo, marcado por las malas lluvias y los costes añadidos

  • La cosecha marcha ralentizada y con gastos en herbicidas contra las malas hierbas

Manuel Muñoz, Pedro Gallardo, Luis Ramírez y Alfonso Pérez, ayer en la sede de Asaja. Manuel Muñoz, Pedro Gallardo, Luis Ramírez y Alfonso Pérez, ayer en la sede de Asaja.

Manuel Muñoz, Pedro Gallardo, Luis Ramírez y Alfonso Pérez, ayer en la sede de Asaja. / Manuel Aranda

La campaña agrícola no está siendo redonda. Todo indica que se está viviendo un “año costoso” que está provocando que los agricultores deban afrontar gastos que en otras campañas no han debido asumir. Las lluvias no han venido bien, han llegado tarde y en muchos casos, como en el trigo, han provocado que se ralentice la cosecha, la cual a estas alturas debería de esta mucho más adelantada.

El secretario provincial de Asaja, Pedro Gallardo, compareció ayer junto a su secretario, Luis Ramírez, y los responsables de cooperativas Manuel Muñoz (Conil) y Alfonso Pérez (Olvera). El mensaje lanzado vino a sintetizar que el año agrario comenzó bien perro entre el 17 de enero y el 17 de marzo se vivió un periodo de sequía realmente preocupante. En algunas zonas apenas cayeron 4 litros por metro cuadrado. Tras este revés llegó otro, precisamente la lluvia, que retrasó la cosecha, la cual debería estar al 70% y en la actualidad apenas llega al 15%.

La superficie destinada a los cereales sigue cayendo año tras año en la provincia. No es un cultivo rentable, se lamentan los agricultores, que están acudiendo a otros cultivos refugio como es por ejemplo la remolacha “que ha subido mucho”. Este año, en la provincia, hay plantadas 50.000 hectáreas de trigo duro, 14.000 de blando, y otras 42.000 para otros cereales. Pese a todo, pese a los problemas a la hora de cosechar, la producción media es buena, con el trigo duro en unos 2.800 kilos por hectárea y el blando en 3.500 kilos por idéntica superficie. Cabe destacar entre los cereales el auge que está experimentando la cebada cervecera gracias al empuje de las cervezas tradicionales en la sociedad.

Los agricultores de Asaja lamentan los precios, bajísimos, e igualmente piden que se permita la caza pues tienen constancia de serios daños en las cosechas por animales tales como palomas, conejos y hasta cerdos asilvestrados.

Entre los costes extras que han debido afrontar los agricultores se encuentran los herbicidas. Las malas hierbas han proliferado tras las últimas lluvias fuera de tiempo. En el lado positivo se encuentra el girasol, que ofrece un panorama muy optimista “siempre y cuando las condiciones climáticas se mantengan”. Un largo temporal de levante haría mucho daño a esta oleaginosa. Junio y julio serán esenciales a este respecto, destacó Manuel Muñoz, de la cooperativa San Patricio de Conil.

La remolacha gana adeptos mientras el sector, poco a poco, huye de los cereales

Por su parte, Alfonso Pérez, de la cooperativa Los Remedios de Olvera, mostró su preocupación por el hecho de que las últimas lluvias puedan haber afectado a la calidad del trigo y destacó que con las temperaturas actuales “no pueden salir las cosechadoras”. Mientras tanto, con muchos agricultores cambiando de cultivo, los rendimientos siguen bajando, del orden de un 20% este año en lo que se refiere al trigo duro si bien la calidad se mantiene medio alta.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios